Benedicto XVI proclamó beato este domingo a su antecesor, Juan Pablo II (1920-2005), en una solemne ceremonia celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano a la que asistieron más de un millón de personas de todo el mundo.

El nuevo beato fue proclamado a las 10.38 hora local (misma hora que en la España peninsular), mientras los presentes en la plaza de San Pedro y las calles y plazas adyacentes rompieron en aplausos que duraron varios minutos y sonaba música sacra.

En la fachada principal de la basílica de San Pedro fue descubierto un retrato de tamaño gigante del nuevo beato, en el que se ve al papa Wojtyla sonriendo con la estola roja, una copia de una foto de 1995.

La proclamación se produjo después de que el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, acompañado del postulador de la causa, el polaco monseñor Slawomir Oder, solicitase al Papa la beatificación (inscribirlo en el libro de los beatos).

Después leyó una biografía del primer Pontífice polaco de la historia, nacido en Wadowice el 18 de mayo de 1920 y fallecido en Roma el 2 de abril de 2005.

"Acogiendo el deseo del cardenal Agostino Vallini, nuestro vicario general para la diócesis de Roma, de otros hermanos en el episcopado y de muchos fieles y después de haber obtenido el parecer de la Congregación para la Causa de los Santos, con Nuestra Autoridad Apostólica concedemos que el venerable siervo de Dios Juan Pablo II, papa, de ahora en adelante sea llamado beato", fue la fórmula de beatificación pronunciada por Benedicto XVI.

El Papa estipuló que la fiesta litúrgica del flamante beato se celebrará el 22 de octubre, aniversario del comienzo de su pontificado (en 1978).

Tras la proclamación, las cámaras de televisión enfocaron el féretro del papa Wojtyla, colocado ante el Altar Mayor de la basílica de San Pedro.

Sobre el ataúd fue colocado el Evangeliario de Lorsch, de época medieval, uno de los más preciados evangeliarios custodiados en la Biblioteca Apostólica Vaticana. Contiene los evangelios de Lucas y Juan.

34 santos y 600 beatos

Tras la proclamación, sor Tobiana, la monja polaca que cuidó a Juan Pablo II hasta su muerte, y sor Marie Simon Pierre -cuya curación de manera inexplicable para la ciencia de la enfermedad de parkinson que padecía ha llevado a la beatificación del papa- llevaron hasta el altar mayor un artístico relicario fabricado para la ocasión con una pequeña ampolla con sangre de Wojtyla.

La comunión fue repartida por 800 sacerdotes En sus seis años de pontificado, Benedicto XVI ha proclamado ya 34 santos y casi 600 beatos, en su mayoría españoles.

Benedicto XVI concelebró la misa con los cardenales presentes en Roma y el que fuera secretario de Juan Pablo II Mieczslaw Mokrzycki. La comunión fue repartida por 800 sacerdotes.

Benedicto XVI usó el cáliz que utilizó en los últimos años Juan Pablo II y vistió una casulla y una mitra que también perteneció a su antecesor, informó este domingo el Vaticano.

Presentes en la ceremonia

Según fuentes de la policía, más de un millón las personas se congregaron en la plaza vaticana y calles adyacentes.

Los príncipes de Asturias, don de Felipe y doña Letizia, asistieron en el Vaticano a la ceremonia, en la que estuvieron presentes cinco casas reales, entre ellas la de España, y 16 jefes de Estado, entre ellos el de México y el de Honduras.

También asistieron siete primeros ministros y decenas de ministros de Asuntos Exteriores, en representación de 87 países.