La central nuclear Ascó I, parada por recarga de combustible, ha registrado un vertido de unos 25 metros cúbicos —unos 25.000 litros— de agua contaminada desde el sistema de refrigerante primaria hacia el sumidero del edificio de contención, sin repercusiones en los trabajadores y el medio ambiente, según ha notificado la planta al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

El vertido tuvo lugar el jueves durante la calibración de uno de los cuatro canales de la recirculación semiautomática en la que produjo la apertura no deseada de una válvula motorizada de aislamiento de los sumideros.

Como resultado del vertido de agua, se mojó el calzado de 14 trabajadores que estaban por la zona, a los que tras practicárseles un control radiológico, no se registró contaminación.

Ascó ha realizado las medidas radiológicas reglamentadas sin que haya detectado incremento en las lecturas de los monitores situados en la zona, y la planta continúa con las actividades del programa de recarga.

El CSN enviará en los próximos días una inspección reactiva para investigar las causas del suceso, y señala que el suceso no ha tenido repercusión en los trabajadores de la planta, la población o el medio ambiente.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.