Protestas en EEUU por el proyecto de ley sobre inmigración
Reuters Reuters

Más de 10.000 inmigrantes y personas que les apoyaron atestaron las calles frente al Ayuntamiento de Los Angeles para protestar por un proyecto de ley que consideran punitivo para los trabajadores indocumentados.

'Este proyecto está equivocado porque este es un país para todo el que quiere tener una vida mejor y este es un mundo libre', dijo el manifestante Lionel Vargas.

El viernes, unas 15.000 personas marcharon en Phoenix en una protesta similar.

Bush sopesó argumentos sobre el debate de la inmigración en su intervención radiofónica semanal, mientras el Senado se encuentra a días de tratar el tema.

La medida del presidente incluye la entrega de una visa temporal de trabajo y el refuerzo del control fronterizo.

Pero algunos republicanos ven el plan de trabajador invitado como una amnistía disfrazada para los inmigrantes ilegales y prefieren lograr un acercamiento que se centre en el refuerzo de la seguridad de las fronteras y medidas más estrictas contra la inmigración ilegal.

Bush, quien esta semana instó a ambos bandos a bajar el tono del debate, dijo que la seguridad de las fronteras era una de las más altas prioridades de la reforma de inmigración, pero invocó la historia del país como 'una nación de inmigrantes' para equilibrar sus argumentos.

'Mientras debatimos el tema de la inmigración, debemos recordar que hay individuos que trabajan mucho, haciendo tareas que los estadounidenses no harían, que contribuyen a la viabilidad de la economía de nuestro país', dijo Bush.

/Por Caren Bohan/.*.