La banda terrorista ETA ha remitido una carta a la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) para comunicarle que cancela la exigencia del impuesto revolucionario a los empresarios en el marco del alto al fuego declarado el pasado 10 de enero.

La patronal vasca, Confebask, también ha recibido la carta en la que ETA anuncia el fin de las prácticas de extorsión contra los empresarios de esta comunidad, similar a la enviada a los empresarios navarros, han informado fuentes de la entidad.

El presidente de Confebask, José Miguel Lazpiur, ya había reconocido en diferentes comparecencias públicas a lo largo de los últimos meses que, desde el anuncio del alto el fuego permanente por parte de ETA el pasado mes de enero, no tenía constancia de que se hubieran recibido nuevas cartas de extorsión.

Fuentes de la Confederación Empresarial Vasca han considerado este hecho "positivo y esperanzador", pero han insistido en que es necesario mantener la prudencia.

Por su parte José Antonio Sarría, presidente de la CEN, ha dicho en rueda de prensa que fue él mismo quien recibió la misiva el pasado día 26 de abril. Sarría ha informado que no le consta que ningún empresario navarro haya recibido cartas de ETA reclamando dinero.

Consecuencia del alto el fuego

Según ha precisado, en la carta, que ha declinado mostrar por ser privada, "se nos solicitaba que pusiéramos en conocimiento de los empresarios, en particular, y de la sociedad, en general, que la exigencia del pago del impuesto revolucionario, como ellos le llaman, ha quedado cancelado".

Y añade la misiva que esto "debe tomarse como una consecuencia del alto el fuego permanente y de carácter general en vigor desde el día 10 de enero".

El presidente de los empresarios navarros ha destacado además que ETA explica que se dirige a él "teniendo en cuenta la fuerza e influencia del sector social" que preside y deja en sus manos "la decisión de hacer pública o no" la misma, "como ha hecho esta asociación en otras ocasiones". Los empresarios navarros se toman la carta muy en serio, pero piden paciencia

Y al respecto Sarría ha precisado que la CEN "siempre, siempre, ha hecho públicas las cartas de extorsión, incluso cuando parecía políticamente incorrecto" y había quienes sostenían que ETA no las estaba enviando; por eso ahora, "del mismo modo, se ha decidido hacer pública también ésta, con un contenido sensiblemente mejor".

Antes de darla a conocer a la opinión pública, ha puntualizado, se ha comprobado por los medios habituales la autenticidad de la misma y se ha notificado su contenido a la delegada del Gobierno en Navarra.

Tras comentar que la CEN se ha tomado esta carta "muy en serio", como también "las otras", José Antonio Sarría ha recomendado en todo caso ser "prudentes y pacientes" dado que a lo largo de la historia de ETA la banda ha reanudado su actividad terrorista tantas veces como ha cesado en la misma y por lo tanto "el tiempo nos dirá".

Por último, tras indicar que no le constan misivas anteriores de estas características, Sarría ha pedido a ETA que "quede igualmente cancelada" la "lacra" que sufren pequeños empresarios de distintas localidades navarras por medio de "pintadas, peticiones de participar monetariamente en colectas, amenazas, etcétera, etcétera", para que "sin temor" puedan trabajar por la creación de riqueza en esas zonas.