Silvia García
Silvia García, la afectada por el Servicio de Salud del Principado. MERCEDES MENÉNDEZ

La portavoz del Gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, ha explicado este miércoles que, para otorgar los tratamientos de reproducción in vitro de forma gratuita, se emplean diagnósticos de infertilidad e indicaciones clínicas, pero nunca se usan razones de orientación sexual o estado civil.

El sistema sanitario no entra en la vida civil de los ciudadanos"El sistema sanitario no entra en la vida civil de los ciudadanos", ha enfatizado Migoya en la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, al ser preguntada por el caso de las dos lesbianas que han denunciado discriminación para el acceso a la reproducción asistida. Dado que este martes, la ministra de Sanidad, Leire Pajín, dijo que quería conocer los detalles de los casos de Andrea Muñiz y Silvia García, la portavoz del Gobierno de Asturias ha recalcado asimismo que "el Ministerio está perfectamente informado por el propio consejero" de Salud, Ramón Quirós.

Según Migoya, "ha habido mucha desinformación en este asunto", ya que "en ningún momento hubo discriminación". "No se puede hablar de discriminación cuando se está hablando de un tratamiento que la cartera de prestaciones establece con unas determinadas condiciones", ha argumentado la portavoz del Gobierno asturiano y consejera de Administraciones Públicas del Principado.

En ningún momento hubo discriminaciónMigoya ha recordado que el sistema sanitario tiene recogida en un real decreto una serie de prestaciones que establecen unos criterios para poder acceder a la reproducción in vitro, que son que exista diagnóstico de infertilidad o bien indicación clínica. "Son los requisitos para que pueda acceder a la prestación gratuita y no hay ninguna otra consideración, por lo tanto no hubo ningún tipo de discriminación", ha añadido la portavoz del Gobierno regional.

Asimismo, ha recordado que el consejero de Salud "ya se ha comprometido a recibir a estas personas y explicar cuál es la situación". Según Xente Gay Astur (Xega), el motivo por el que Silvia García y Andrea Muñiz no recibieron tratamiento de reproducción asistida es porque en ambos casos carecían de "un varón estéril" como pareja.

En una rueda de prensa en Oviedo el pasado lunes Silvia García lamentó que la Administración pretenda que tenga que "acudir a un varón" para ser madre, con los riesgos para su salud que podría implicar, cuando considera que la donación de semen en la mejor opción en su caso.

Consulta aquí más noticias de Asturias.