El anteproyecto de ley de esta normativa de protección de los consumidores, con el que se quiere actualizar la Ley de Protección de los Consumidores de 1984, fue aprobado por el Gobierno en septiembre pasado y, ahora, después del visto bueno del Consejo de Ministros, se remitirá al Parlamento para la tramitación correspondiente.

La ley agiliza el proceso para darse de baja de los contratos de luz, agua, gas o telefonía, estableciendo que las condiciones para darse de alta deberán ser iguales a las requeridas para darse de baja

El también establece el pago por tiempo real en todos los servicios; agiliza el proceso para darse de baja de los contratos de luz, agua, gas o telefonía, estableciendo que las condiciones para darse de alta deberán ser iguales a las requeridas para darse de baja, y evita cláusulas abusivas en la compra de la vivienda, entre otros aspectos.

A este último respecto, como informa la revista Consumer, la plusvalía siempre correrá a cuenta del vendedor.

Cuando se aprobó el anteproyecto, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, lo calificó como la norma "más importante de los últimos años para la mejora de la protección de los derechos y los intereses" de los consumidores.

Asimismo, en lo referente a vivienda, señaló que se normaliza la situación respecto a los impuestos que conlleva la compraventa de un inmueble, de forma que la plusvalía siempre estará a cargo del vendedor por ley.

Además, este proyecto especifica que las condiciones de alta y baja de un contrato deben ser exactamente las mismas.

NOTICIAS RELACIONADAS