Los denunciantes adquirieron a través de la página web de la compañía demandada sendos billetes de avión para el trayecto Marrakech-Madrid para el día 3 de enero de 2010 con hora de salida 16.05 horas.

Personados en el Aeropuerto de Marrakech, se les informó de que el vuelo había sido cancelado, sin ofrecerles un medio de transporte alternativo hasta una semana después, viéndose obligados a trasladarse por su cuenta a Fez en tren (coste de los seis billetes, 320'04 euros), de donde partía un vuelo de Ryanair al día siguiente, cuyo billete (941'54 euros) también se vieron obligados a abonar, para un total de 1.261'58 euros, importe que, junto con la indemnización estandarizada de 250 euros asociada a la hipótesis de cancelación por el Reglamento 261/04, constituye el objeto de la presente reclamación.

El juez considera que el simple hecho de que existiera niebla no puede ser configurado como causa de fuerza mayor, como así había argumentado la compañía aérea en su defensa. Y sostiene que "lo que seguramente ha sucedido en este caso es que el avión que debía cubrir la ruta no se encontraba en el aeropuerto, sino que venía de cubrir otra ruta y al parecer fue desviado a Casablanca, lo que, lejos de exculpar a la compañía, determina su responsabilidad".

"La decisión meramente económica y organizativa de la compañía de hacer volar constantemente a sus aviones no debe ir en detrimento de quien ha cumplido puntualmente sus obligaciones mediante el pago del billete y la presentación en el aeropuerto a la hora de embarque fijada. Esa decisión de la compañía es a su riesgo y ventura, sin que sea aceptable trasladar el riesgo a los clientes", sostiene el fallo judicial.

Consulta aquí más noticias de Asturias.