¿El motivo de la cita? Celebrar una orgía. De momento, no hay reglas, da igual la edad o ir en pareja o solo. Lo importante es «montar una buena» y competir con los griegos que hace un par de semanas organizaron una fiesta sexual que congregó en una isla a 3.000 personas, según aseguran sus convocantes en el correo electrónico que ha comenzado a esparcirse por Internet. El llamamiento también tiene otro objetivo: plantar cara al botellón y convertirse en una alternativa para los jóvenes que quedan para «emborracharse con el consiguiente dolor de cabeza del día siguiente».

«¿Vas a dejar que te lo cuenten?», se preguntan en los e-mail los organizadores, que no dudan del éxito de la cita y sólo piden que lo reenvíes «todas las veces que puedas». Están decididos a que Málaga «suene más que la isla griega».

En otras ciudades españolas como Bilbao y Vigo también se está convocando para el mismo día una macroorgía similar. Y con parecidos términos que la convocatoria del macrobotellón.

Las cifras de asistencia, a pesar de la lluvia, evidencian que el pásalo funciona. Incluso, hasta los promotores de la convocatoria dicen que el «culpable de todo es Internet y el vicio».