El inicio del mito, 1964
Mick Jagger retratado en 1964 por David Wedgbury. El cantante de los Rolling Stones empezaba a ser un mito. © National Portrait Gallery, London

¿Sir Michael Philip Mick Jagger como patrimonio de la humanidad? Si se trata de memoria visual, la respuesta es un indudable sí.

El dramático mapa facial y los labios tamaño morcillo de vacuno del cantante de los Rolling Stones, ese fondo de pensiones de renta estabilizada, es simbólica como pocas y globalmente conocida como ninguna.

Quizá sus sobrinos no reconozcan a Elvis Presley (allá usted y sus responsabilidades educativas como tío), pero enséñeles una foto de Jagger y verá. Respuesta en siete de cada diez casos: "Es el señor viejito que anda como una gallina. Mamá dice que sigue estando muy bueno".

El año pasado el director de los prestigiosos Encuentros Fotográficos de Arles (Francia), François Hebel, fue el comisario de una muy aclamada antología de retratos de Jagger que ahora está de gira itinerante: hasta este miércoles permanece en Roma y luego se instala en Moscú.

Parábola foto-histórica

La crítica ha visto en el recorrido por la polimórfica personalidad del cantante una parábola foto-histórica, una lección acelerada del paso del tiempo y la mudanza de las costumbres.

Quizá Jagger haya perdido su pegada musical, pero su imagen mantiene viva la llama.

Ahora es la National Portrait Gallery de Londres la que decide a jugar la baza segura. Desde el 3 de mayo al 27 de noviembre anuncia Mick Jagger: Young in the 60's, una muestra de setenta retratos del entonces veinteañero músico (nació en 1943) en pleno despegue hacia su categoría de sex symbol e ídolo instantáneo de la cultura de masas.

La muestra está basada en los fondos de la galería y en recientes adquisiciones, entre ellas varios retratos de Jagger de Gered Mankowitz, que tenía sólo 18 años cuando se convirtió en fotógrafo oficial de los Rolling Stones, para los que hizo las cubiertas de los álbumes Out of our Heads (1965) y Between the Buttons (1967).

También se exponen el proyecto de Michael Cooper para Their Satanic Majesties Request (1967) y la decadente imagen de la bacanal, de Michael Joseph, incluida en el interior de la carpeta del disco Beggar’s Banquet (1968).

La exposición coincide con la edición en inglés del libro Mick Jagger: The Photobook (editorial Thames & Hudson), cuyo lema de venta no deja lugar a la duda: "Mick Jagger es universal". Incluye retratos de buena parte de la élite fotográfica de los últimos cincuenta años, entre ellos Cecil Beaton, Anton Corbijn, Annie Leibovitz, Michael Putland, Herb Ritts y Andy Warhol. Mick Jagger, el libro de fotos está editado en castellano (La Fábrica).