Galicia encarga un informe mensual sobre el impacto del rescate luso y no descarta revisar su crecimiento

Feijóo espera que la cumbre hispano-lusa se celebre "en el segundo semestre" de 2011 e insiste en la "improvisación" de los peajes lusos
REUNION SEMANAL DO CONSELLO DA XUNTA
REUNION SEMANAL DO CONSELLO DA XUNTA
XUNTA/CONCHI PAZ

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado que la Xunta ha encargado a la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) Galicia-Norte de Portugal un informe "mensual" sobre el impacto económico que tendrá el rescate al país luso en la Eurorregión y, en especial, en la Comunidad gallega. En este sentido, no ha descartado que haya que revisar las previsiones de crecimiento.

Ha sido éste uno de los principales asuntos abordados en la reunión del Consello de la Xunta celebrada este miércoles —un día antes de lo habitual por las festividades de Semana Santa—, y en la que también se trató la necesidad de que el Estado español y el portugués impulsen una cumbre ibérica, tal y como ha demandado Feijóo en su reciente visita a Oporto.

"Si hay algún cambio de las previsiones en nuestro crecimiento, lo diremos", ha garantizado el máximo mandatario autonómico en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, en la que ha afirmado que no tiene "por qué dudar" de la palabra del Gobierno central cuando asegura que no hay riesgo de contagio a la economía española.

"Y puedo asegurar que la peor noticia que podría tener como presidente de la Xunta es la intervención de la economía española", ha incidido el jefe del Ejecutivo gallego, para expresar que si las autoridades españolas "confirman y garantizan que estamos a salvo de cualquier intervención", lo celebra "sin ninguna duda".

No obstante, ha reconocido que el Gobierno autonómico seguirá los distintos datos económicos que se vayan conociendo. De esta manera, ha expuesto que "estudiará" la revisión de la economía española; todos los datos de fuentes de servicios "públicos y privados conocidos hasta la fecha"; la evolución del precio de la deuda pública en España; y el impacto de la intervención a Portugal, una vez que se sepa el alcance y contenido de la intervención y el plan de ajuste.

"A partir de ahí, si hay algún cambio macroeconómico de nuestras previsiones de crecimiento, lo diremos sin ninguna duda de forma inmediata", ha garantizado el presidente de la Xunta.

Informe mensual

Precisamente en este escenario el Gobierno gallego solicita un informe mensual a la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT), tal y como transmitió el conselleiro de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza, Alfonso Rueda, en la reunión semanal. En el documento, el Ejecutivo autonómico se compromete a trabajar y a fortalecer su colaboración con el país vecino y reducir, así, el impacto de la crisis.

Núñez Feijóo ha presentado ese informe previo y ha señalado que en el ámbito del comercio, la capacidad de compra de los portugueses se verá "resentida" con la bajada de los salarios públicos y de las pensiones, lo cual acarreará un "efecto negativo" para el comercio gallego. Sin embargo, ha indicado que la subida del IVA, puede producir "un desplazamiento" de compra a favor de las ciudades gallegas fronterizas, lo cual "será un efecto previsiblemente positivo" para el pequeño comercio.

En cuanto a las importaciones y exportaciones, Feijóo ha recordado que Galicia importa mercancías por valor de 1.700 millones y vende por valor de 2.500 millones, con lo hay un saldo positivo para Galicia de 800.000 euros. A este respecto, Galicia "tutelará" las ventas al exterior a una "economía resentida" y con baja capacidad de compra.

Otro de los aspectos que la Xunta pide que se analicen en los informes mensuales es la inversión a ambos lados de la frontera. También está previsto que en el lado luso del Miño aumente el paro, por lo que se "intensificará" la oferta de trabajadores por cuenta ajena de Portugal hacia Galicia.

Por otra parte, Feijóo ha explicado que la previsible inyección de 80.000 euros en Portugal "puede resultar beneficioso" para que las entidades financieras portuguesas recuperen su capacidad de prestar dinero, y eso —ha añadido— puede ser "positivo" en la recuperación de la economía vecina.

"Efectos multilaterales que afectan positiva o negativamente, pero que necesitan un pronunciamiento de las autoridades regionales y nacionales", ha analizado el presidente de la Xunta, quien ha recordado el "reto" que hay por delante y que significa que entre todos "hay que minimizar los impactos" de la intervención portuguesa.

"Contamos con una Eurorregión fuerte y seguirá siendo fuerte durante la intervención de la economía y de la situación complicada de la economía española", ha recalcado Feijóo, al tiempo que ha subrayado que Galicia continuará insistiendo en la Eurorregión como "hecho europeo" para seguir captando fondos. También buscará la ampliación de la Eurorregión, que dependerá que los portugueses más allá de Oporto, y en general también a otros lugares de regiones francesas, para captar fondos más allá de 2014.

Propuestas de actuaciones

Entre las propuestas de actuación que se llevarán a cabo y explicadas este miércoles, se encuentran el incremento de la cooperación público-privada en I+D+i; la mejora de la planificación para reducir costes para las empresas; y la apuesta por la internacionalización como un área estratégica para salir con mayores oportunidades de éxito a los mercados internacionales, de forma que se organizarán expediciones a los mercados lusófonos y latinoamericanos.

Del mismo modo, también se buscará una mayor simplificación administrativa para facilitar el esfuerzo de los emprendedores y buscará fórmulas de financiación mixta, público-privado, que permitan atender nuevas inversiones.

Finalmente, y en el marco de esa cumbre hispano-lusa que Feijóo espera que se pueda celebrar en el segundo semestre de este año, Galicia buscará que ambos países respalden un paquete de medidas de cara a la negociación del marco financiero plurianual comunitario posterior a 2013, que permita rematar las infraestructuras pendientes, especialmente, el AVE y las conexiones energéticas.

Implantación peajes lusos

El mandatario autonómico también se ha referido a la implantación de los peajes en las autovías del norte portugués y, tal y como manifestó en la visita a Oporto de esta semana, Feijóo ha lamentado la "improvisación" con el Gobierno del país vecino ha implantado el pago de tasas. "Nuestra opinión, por respeto institucional debemos de mantener sin hacerla pública, pero lo que sí hacemos público es que como mínimo, es necesario que el Gobierno portugués tuviese una previsión para que fuera factible el pago de los peajes", ha expresado, con todo, el dirigente autonómico.

De esta manera, ha evaluado que el sector "más perjudicado" por esta situación es el comercio entre ambas zonas y, en particular, "la hostelería portuguesa", puesto que "los españoles no saben qué hacer para pagar el peaje" debido a esa "improvisación" con que se ha implantado el cobro de tasas por circular por las autovías.

Así las cosas, ha considerado que el Gobierno de Lisboa "no planteó correctamente la política de peajes, se improvisó la forma de pago, y todavía hoy no está regularizada". "Nosotros vamos a seguir trabajando", ha recalcado preguntado al respecto de si considera que esta problemática está frenando el desarrollo de la Eurorregión luso-galaica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento