El actor-director Dennis Hopper documentó como fotógrafo la década de los sesenta

  • Entre 1961 y 1967  nunca se separaba de su cámara de fotos.
  • Lo retrató todo: Martin Luther King, moteros salvajes, hippies, el rock, el arte pop...
  • Editan el trabajo como reportero vocacional del director de 'Easy Rider'.
Retrato de Dennis Hopper de la actriz Jane Fonda practicando el tiro con arco
Retrato de Dennis Hopper de la actriz Jane Fonda practicando el tiro con arco
The DennisHopper Trust, 2011

Dennis Hopper (1936-2010) no se consideraba un fotógrafo pero tampoco era capaz de separarse de su Nikon.

Fue una pasión algo tardía (la cámara se la había regalado en 1960, cuando cumplió 24 años, la primera de sus cinco esposas, Brooke Hayward), pero la ejerció del único modo en que sabía enfrentarse a todo lo que le importase: con un arrebato cercano a la neurosis.

Durante los años sesenta, cuando Hopper era el niño salvaje de Hollywood, llevaba la cámara atada a la muñeca allá donde fuera.

Aprovechando esas dos condiciones -admitido en todos los círculos y fotógrafo aficionado- fue reportero en sets de cine, fiestas canallas, cenas de ricos y famosos, inauguraciones de arte moderno, actos de protesta...

Apariciones juveniles con James Dean

Cuando Hopper murió en 2010 -cáncer de próstata- los obituarios resaltaron sus apariciones juveniles como actor al lado de James Dean (al que admiraba) en  Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955) y Gigante (George Stevens, 1956).

También abundaron las referencias a la mítica película sobre el fin del sueño hippie en la que debutó como director,  Easy Rider (1969); el papel secunadrio de reportero-colgado -y con muchas cámaras de fotos al cuello- en Appocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979); la inolvidable interpretación del malvado Frank Booth en Blue Velvet (David Lynch, 1986), e incluso sus mediocres participaciones tardías en producciones de medio pelo (desde Speed a Mario Bros)...

Recordaron su afición a la pintura, sus pinitos en el pop (narra la canción Fire Coming out of the Monkey's Head, de Gorillaz) y su atribulado modo de vida, en el que abundaron los excesos, las grescas y las salidas de tono.

La tercera parte, inéditas

Pero en la hora de lmuerte casi nadie recordó a Hopper como fotógrafo. Queda subsanado el silencio con el libro Dennis Hopper: Photographs 1961-1967, que edita Taschen.

Son varios centenares de fotos, la tercera parte de las cuales nunca había sido exhibida.

Componen un mosaico notable de los agitados años sesenta en los EE UU. Aparecen desde Martin Luther King participando en mítines anti segregacionistas en Alabama, hasta el pintor Andy Warhol en su primera exposición en la Costa Oeste. Hay también reveladores retratos de compañeros de oficio del fotógrafo (Paul Newman, Jane Fonda...).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento