Charles Manson
Charles Manson ha pasado más de cuarenta y dos años de su vida en prisión. ARCHIVO

Cuando se cumplen 40 años desde que fue condenado por el asesinato de siete personas, entre ellas la actriz Sharon Tate, casada con Roman Polanski y embarazada de ocho meses, Charles Manson en una entrevista a Vanity Fair España se declara "un mal hombre que dispara a la gente".

Tras más de dos décadas de silencio y desde la prisión californiana de Corcoran, Charles Manson, de 76 años, asegura en español que "la mala hierba nunca muere".

"Vivo en el inframundo. No le digo a la gente lo que tienen que hacer. Ellos saben lo que tienen que hacer. Y si no lo saben, no vienen a mí. Soy un mezquino, un sucio, un forajido y malo", así responde el anciano cuando se le pregunta por el caso Tate/La Bianca producido las noches del 9 y 10 de agosto de 1969.

Vivo en el inframundo Crímenes que, según se estableció en el juicio, Manson ordenó que se cometiesen a cuatro jóvenes con los que compartía comuna hippy en un rancho a las afueras de Los Ángeles,  con el fin de espolear una guerra racial que el propio Manson habría vaticinado.

Recientemente, Manson se ha puesto por primera vez en manos del abogado italiano Giovanni DiStefano, conocido por haber defendido a Sadam Husein, para intentar reabrir su caso.

Teoría conspirativa

El abogado ha presentado en su nombre un recurso ante el Comité Interamericano de Derechos Humanos y ha enviado una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que le solicita la anulación de la condena por haberse vulnerado durante el juicio los derechos de Manson.

Creo que Obama es idiota por hacer lo que hace En las alegaciones, DiStefano explica que a Manson no se le permitió defenderse a sí mismo ni tampoco testificar ante un jurado al que consideran que el fiscal del caso manipuló creando una teoría sobre una conspiración que no existió.

"Creo que Obama es idiota por hacer lo que hace. No sé como le han podido engañar para meterse ahí. Están jugando con él", afirma Manson cuando se le pregunta su opinión por el presidente de Estados Unidos, a quien considera "un esclavo de Wall Street".

 

"Todos somos mártires"

Manson, que fue condenado a muerte, pero cuya pena fue conmutada por cadena perpetua tras la abolición de la pena capital en California, mantiene un gran número de seguidores que continúan enviándole cartas a la cárcel, donde ha pasado casi 42 años de su vida.

"Todos somos mártires. El amor es un mártir. Por eso Cristo llama la atención. Por eso le crucificaron", sentencia Manson, quien añade que "tarde o temprano la voluntad de Dios se impondrá sobre todos vosotros, y a mí me condenasteis por ser la voluntad de Dios".