Entre el bullicio y el buen tiempo, y con puntualidad inglesa, a las 13,00 horas, asomaba ansiosa por la parroquia de San Sebastián de la capital hispalense la Cruz de guía de la hermandad de La Paz, la primera cofradía que emprende camino hacia la carrera oficial para realizar estación de penitencia.

El intenso calor no ha impedido a multitud de sevillanos acercarse hasta el templo para ver salir a Nuestro Padre Jesús de la Victoria y María Santísima de la Paz. Ante ellos, 1.400 nazarenos de túnicas blancas anunciaban el inicio de la Semana Santa sevillana.

Algunos vecinos del sevillano barrio del Porvenir no han podido evitar emocionarse al ver el paso del misterio en la calle. De hecho, en el rostro de Francisco quedaba dibujada la emoción que siente al ver a su hermandad procesionar por la capital porque la conmoción le impedía expresarlo con palabras. Eso sí, acude todos los años a verla salir y la sigue por las distintas calles de la ciudad.

Pero Francisco no ha sido el único que ha expresado el sentimiento que vive un sevillano durante esta semana de fiesta a Europa Press Televisión. Junto al olor a incienso y jazmines, en el ambiente se ha respirado la emoción cofrade. Para Encarna era un día "muy especial" porque es su hermandad de siempre y el año pasado no pudo ir a verla salir "por lo que estoy doblemente emocionada", ha asegurado. Una emoción que "no se puede contar, hay que sentirlo, hay que verlo, pero yo no lo puedo explicar", ha admitido.

Sentimiento cofrade

Desde muy temprano, eran muchos los que se agolpaban, como Verónica, ante las puertas de la parroquia porque "todos los días no sale una Virgen tan bonita". "Es mucha emoción" la que se vive estos días, ha afirmado, al tiempo que ha comentado que se casa en esta iglesia "en un mes y medio" por lo que "al sentirlo al verlo pasar y pararlo delante" ha "llorado mucho".

Este sentimiento se repetía en todos los presentes. Así, un matrimonio sevillano, Joaquín y María, han asegurado que les produce "hasta ganas de llorar" porque "es preciosa esta hermandad". Joaquín, por su parte, ha manifestado que estaban "deseando" que llegara este día porque la Virgen de la Paz y el Cristo de la Victoria "es lo más bonito del Domingo de Ramos".

Tras contemplar el paso del misterio, este sevillano ha admitido temer la salida del paso de palio porque, a su juicio, "es para morir, no se puede aguantar". "Espero que Dios me de mucha salud para poder venir a verla salir todos los domingos de ramo", ha expresado.

Por último, una penitente de la hermandad de Montesión, Carolina, ha señalado que "hacía mucho tiempo que no veía salir la Paz", aunque ello no le ha impedido sentir "mucha emoción" a pesar de que no reside en el barrio.

Tras la salida de la Virgen Dolorosa, todos ellos han afirmado que continuarán viendo las demás procesiones que este domingo abarrotan de gente las calles de la capital hispalense, en un día "espléndido" que como anuncian desde la Agencia Estatal de Meteorología se estropeará según avance la semana.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.