Efectivos de la Policía Local de Santander detuvieron este sábado a dos conductores que tuvieron sendos accidentes y que circulaban a pesar de que triplicaban la tasa máxima permitida de alcohol.

El primero de los siniestros sucedió a las 15.40 horas en la calle Castilla, donde se produjo la colisión entre dos turismos, resultando herido el conductor de uno de ellos, que fue auxiliado por miembros de la Policía Local y posteriormente atendido por la dotación de una ambulancia del 061, que le trasladó al Hospital Valdecilla, para ser asistido por personal facultativo de sus lesiones.

Al solicitarle la realización de la prueba de la alcoholemia a ambos conductores, resultó positiva en el otro, que superaba en más del triple, la tasa permitida de alcohol, por lo que se procedió a su detención, instruyéndose las preceptivas diligencias judiciales, mientras que el vehículo fue retirado por una grúa al Depósito Municipal de Candina.

Posteriormente, a las 18.45 horas, en la Avenida Julio Jaurena chocaron otros dos vehículos, de forma que resultaron heridos el conductor y los tres pasajeros de uno de ellos, un matrimonio y sus dos hijos menores de edad.

Fueron auxiliados por miembros de la Policía de Santander y posteriormente atendidos en el lugar, por la dotación de una ambulancia del 061, manifestando que se trasladarían posteriormente por sus medios a un Centro Hospitalario, para ser asistidos por personal facultativo de sus lesiones.

Se solicitó la realización de la prueba de la alcoholemia a ambos conductores, resultando esta positiva en el otro implicado, que superaba en más del triple, la tasa permitida de alcohol, por lo que se procedió a su detención, instruyéndose las preceptivas diligencias judiciales. Ambos vehículos fueron retirados al Depósito Municipal de Candina.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.