El mundo de las hadas y los elfos son la inspiración de las Bodegas Nilo, ubicadas en Rueda (Valladolid), que producen vinos verdejo de la Denominación de Origen con la creencia de que estos seres mitológicos velan la elaboración de los caldos.

La idea procede del personalísimo proyecto de sus propietarios, Juan Carlos Nieto y María José López, que trabajan "con la pasión de una empresa familiar que ha creado su propia historia" para abrirse camino entre las grandes cavas.

Nieto y López —'Nilo' procede de la conjunción de la primera sílaba de sus apellidos— sienten predilección por este mundo fantástico y guardan una extensa colección de hadas, todas ellas relacionadas con la naturaleza, que se han convertido en el hilo conductor de su negocio, que nació ahora hace cinco años.

Bianca, el hada de la campanilla blanca, le da el nombre a un verdejo intenso y de aroma potente en el que predominan los tonos cítricos y las frutas carnosas (pera y manzana). Sus tonos herbáceos, ecos balsámicos y su fondo anisado se han complementado con matices de flores blancas para evocar la naturaleza pura, el símbolo de Bianca. En el gusto, este caldo resulta "fresco, elegante y con buena entrada en boca" y con un final "complejo, delicado y mágico".

La magia es la filosofía que mueve a estos dos emprendedores, tercera generación de una familia de vinateros. "Todo lo bonito siempre lleva la palabra 'magia' delante, se usa mucho últimamente, algo tiene que tener para que la gente la use tanto", señala a Europa Press María José López, responsable del Área Comercial.

Para ella, todo tiene un trasfondo y un porqué —"aunque en ocasiones no se sepa muy bien cuál es", asevera— que influyen en la producción del vino. Así, igual que algunos bodegueros 'relajan' con música a las barricas, los propietarios de Nilo se guían por esta personal creencia que, según López, "funciona". 'NAT' Y

El elfo de la capuchina

Junto con Bianca, que se comercializa desde 2007 en varios puntos de España y en países como Japón, Bélgica, Holanda y Alemania, la bodega tiene en el mercado un segundo verdejo, denominado 'Nat', inspirado en el Elfo de la Capuchina.

La capuchina es una planta trepadora vinculada a antiguas leyendas que hablan de sus propiedades curativas y su relación con los dioses de la vegetación. En la cultura celta, se utiliza como ofrenda para agradecer la cosecha e implorar la fertilidad de los campos.

'Nat', con olor intenso y "fresco, intenso y sabroso" al gusto, se encuentra en el mercado desde 2008. Como Bianca, este vino se diferencia, según los responsables de Nilo, "por su calidad" y por una imagen propia que acompaña toda la actividad de la bodega, desde las presentaciones hasta las catas, en las que se regalan rosas blancas y pequeñas hadas.

"Hoy en día se trabaja mucho visualmente, los lineales están llenos de botellas", expresa López, quien añade que a la gente le atrae mucho la historia que envuelve a esta firma porque "quieren cosas nuevas y diferentes".

Bodegas Nilo vio la luz en 2006 y sus vinos se comercializan en ciudades de Castilla y León, Cataluña, Galicia, Asturias, País Vasco, Cataluña, Baleares y la Comunidad de Madrid, además de en varios países europeos y Japón. No obstante, sus propietarios confiesan que no pretenden crecer rápidamente, sino que su intención es afianzar mercados, y de ahí que 'Bianca' y 'Nat' figuren, de momento, como los dos únicos caldos de una "historia con magia".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.