Los centros docentes públicos de Andalucía contarán a partir de junio con una nueva herramienta informática que les va a permitir "compararse", en tiempo real, con otros colegios e institutos de su ciudad o de la región para así poder detectar posibles fallos en su línea educativa y, por tanto, planear mejoras para solventarlos.

Se trata, según han explicado a Europa Press fuentes de la Administración educativa, de que los centros puedan autoevaluarse cada vez que lo estimen necesario y, además, en base a unos indicadores "objetivos" que serán iguales en todos y cada uno de los centros públicos del sistema educativo andaluz. "Es la primera vez que Andalucía cuenta con unos indicadores homologados que sirvan como referencia para la mejora a todos los centros educativos, ya que antes los centros hacían su memoria anual, pero cada uno en base a unos criterios distintos, y ahora los indicadores serán comunes a todos", explican.

Los parámetros que se han seleccionado para que los centros puedan realizar estos estudios comparativos medirán tres áreas concretas: los procesos de enseñanza-aprendizaje, la atención a la diversidad y el clima de convivencia. Además, los datos relativos a estas tres áreas ya los registran de forma habitual los centros a través del programa Séneca, por lo que la nueva herramienta informática que ha creado la Consejería para la autoevaluación no solo "no supondrá más trabajo a los docentes", sino que les permitirá generar una información objetiva útil para "analizar sus tendencias y planificar e introducir en sus instrumentos programáticos las modificaciones que consideren oportunas para avanzar en la mejora educativa", señalan las citadas fuentes. Igualmente, añaden, servirá para detectar "fortalezas y actuar en consecuencia", es decir, extendiendo las prácticas educativas que mejores resultados estén dando entre su alumnado.

Esta nueva herramienta informática —que está ultimando en estos momentos la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa y que estará lista en el próximo mes de junio— posibilitará a los centros conocer su propio estado y, a su vez, compararse con los colegios e institutos de su zona, e incluso de otra provincia de Andalucía pero con la que comparta el mismo índice socio-cultural. "Van a disponer de la media andaluza de los parámetros homologados, de la de su zona educativa, de la de los centros que tengan el mismo índice socio-cultural y, además, dentro de su propio centro, van a poder analizar a su alumnado por áreas", celebran desde la Consejería de Educación.

Así, por ejemplo, en los institutos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que es la etapa educativa donde más se agrava el fracaso escolar, los docentes podrán saber, en tiempo real, qué porcentaje de alumnado ha aprobado todas las materias, qué nivel de absentismo escolar sufre o qué tasa de alumnos que han cometido alguna infracción contraria a la convivencia. Pero ésta no es la novedad porque estos datos ya los tienen registrados los centros en Séneca, lo nuevo es que podrán comparar los datos de sus alumnos con los alumnos de otros profesores de su mismo centro de forma automática, o con los del centro del mismo barrio, o con los de un centro de otra provincia. Eso sí, los datos no serán públicos y solo servirán para su propia autoevaluación.

Y todo ello, insisten desde Educación, para seguir fomentado la cultura de la evaluación en general y la autoevaluación en particular en Andalucía, la única comunidad autónoma de España que, hasta la fecha, ha establecido un sistema de medición homologado como éste. "Evaluar para conocer y mejorar", repiten las mencionadas fuentes tras advertir de que en estas próximas autoevaluaciones también podrán salir "muchas sorpresas positivas" y no solo negativas que haya que corregir.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.