La jalea real, un reconstituyente para las carencias nutricionales

  • Contiene minerales, ácidos grasos insaturados y aminoácidos.
  • Y vitaminas C, E, A y del grupo B (B1,B2, B, B6 y ácido fólico).
  • Recomiendan preparados de jalea real para estimular las defensas.
Apicultores cuidando un panal de abejas.
Apicultores cuidando un panal de abejas.
CRIC

La jalea real ayuda a combatir las carencias nutricionales de la llamada 'astenia primaveral' que, en esta época, es motivo de una de cada diez consultas al médico. Lo asegura una revisión de estudios del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), que también recomienda el uso de preparados farmacéuticos de jalea real para estimular las defensas.

La jalea real, una sustancia elaborada por las abejas, tiene una composición única. "Vitaminas, minerales, ácidos grasos insaturados y aminoácidos la convierten en un excelente reconstituyente en las carencias nutricionales que pueden acompañar a la astenia primaveral", ha afirmado la catedrática de Farmacología de la Universidad de Granada y presidenta de INFITO, Concha Navarro.

Entre sus vitaminas destacan la C, E, A y del grupo B (B1,B2, B, B6 y ácido fólico) y entre los minerales se encuentran fósforo, hierro, calcio, cobre y selenio. Además, contiene aminoácidos como la lisina, leucina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina, "que aportan los nutrientes necesarios para el metabolismo, por lo que está indicada también para su uso durante los años de crecimiento", ha añadido.

Múltiples virtudes

Uno de estos aminoácidos, la royalisina, ha demostrado en una investigación publicada el pasado mes de enero en la revista Biotechnological Progress, "una alta actividad microbiana". En el mismo mes se publicó otro estudio en la revista Journal of Peptides Sciences de un equipo investigador italiano que concluía que unos péptidos de la jalea real, las jaleinas, "son sobre todo activos contra las bacterias gram-positivas".

Los cambios de temperatura, la polinización y el aumento de horas de luz "provocan en muchas personas pequeñas alteraciones físicas y psíquicas como somnolencia, irritabilidad, pérdida de apetito, cansancio y apatía, trastornos pasajeros asociados con la astenia primaveral y que suponen una de cada diez consultas en los centros de Atención Primaria durante esta época", ha comentado el doctor Alberto Sacristán, médico de familia y miembro de la directiva de INFITO. La consecuencia se traduce en carencias nutricionales y defensas más bajas.

En cuanto al perfil del afectado, el doctor Sacristán ha indicado que "la astenia suele repetirse en personas que tienen un hábito asténico, normalmente en personas con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años y se diagnostica sobre todo en las mujeres, con el 80 por ciento de los casos, aunque también son ellas las que acuden más al médico".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento