'Persian Ceiling', 2008
Una de las instalaciones de Chihuly: Through the Looking Glass. Foto: Teresa Nouri Rishel © 2011 Chihuly Studio, all rights reserved

Los especialistas dicen que es el mejor artista de vidrio soplado, una especie de heredero de Louis Comfort Tiffany (1848-1933), el gran maestro del art nouveau.

Se llama Dale Chihuly, nació en Tacoma-Washington (EE UU) en 1941, y su obra está repartida por el mundo entero, tanto en espacios públicos y museos como en instalaciones privadas: desde el aeropuerto de Schiphol (Amsterdam-Holanda) hasta el hotel Ritz-Carlton de Singapur o un casino en las Bahamas.

El Museo de Bellas Artes de Boston le dedica desde el 4 de abril una gran exposición, Chihuly: Through the Looking Glass (Chihuly: a través del espejo) con una docena de monumentales instalaciones de cristal. Tuvieron que ser trasladadas en 53 contenedores desde el estudio del artista, una casa flotante al borde del lago Union, en Seattle. Los trabajos de ensamblaje en el museo duraron tres semanas.

El resultado es un embrujador laberinto de vidrio y luz en las salas y el exterior del edificio, ampliado por el arquitecto Norman Foster.

"Un mundo caleidoscópico de luz y color"

"El mensaje de Dale Chihuly es: el arte es para todos. Los visitantes se sorprenderán y admirarán con estas instalaciones deslumbrantes, que crean un mundo caleidoscópico de luz y color", dice el director del museo, Malcolm Rogers.

La pieza más llamativa en términos físicos es el Lime Green Icicle, una torre arborescente que mide 16 metros de altura, pesa 4.500 kilos y está formada por casi 2.500 piezas de cristal.

Estudió en la Fábrica Venini de Murano, en Venecia Licenciado en escultura y becado para estudiar en Venecia con los artesanos italianos de vidrio soplado de la Fábrica Venini de Murano, Chihuly perdió el ojo izquierdo en un accidente de automóvil en 1976. Tres años más tarde tuvo otro percance practicando bodyboard y se dislocó un hombro.

La primera lesión le impide tener sentido de la perspectiva y la profundidad y la segunda no le deja manejar la pesada pipa que se utiliza para soplar las piezas de vidrio ardiente. Desde entonces, Chihuly dibuja los diseños, los boceta en lona y coordina a los técnicos de su fábrica.