'The Unknown'
Una de las fotografías de la exposición de Beijing Peter Lindbergh

Peter Lindbergh (1944) es el fotógrafo que mejor ha retratado a Kate Moss, Claudia Schiffer, Linda Evangelista, Shallow Harlow y otras cuantas docenas de top models de las últimas tres décadas.

Ha trabajado como fotógrafo comisionado para los grandes de la moda (Lagerfeld, Armani...) y su firma es habitual en especiales de las publicaciones de referencia, desde Harper's Bazaar hasta Vogue.

En 2010 estuvo en España haciendo para esta última revista un gran reportaje en el que aparecieron un rosario completo de las celebrities nacionales, desde Penélope Cruz y Pedro Almodóvar, hasta Antonio Banderas y los inevitables maestros de la tauromaquia.

Ahora Lindbergh quiere cambiar y convertirse en paladín de una "nueva era" para la fotografía. El cambio tiene que ver con el tamaño: adiós, formatos tradicional; bienvenido, big screen.

El primer proyecto del nuevo Lindbergh se acaba de presentar en el Centro Ullens de Arte Contemporáneo, una galería privada de capital alemán situada en el distrito de Dashanzi, en Pekín (China). Se titula The Unknown (Lo desconocido).

Fotogramas de una película de un planeta desconocido Lindbergh, que ya había flirteado con el cine hace unos años, proyecta las fotos o imágenes en movimiento sobre las paredes de la galería o las presenta en reproducciones de enorme tamaño para envolver al visitante en una "experiencia que combina la moda y el arte. Quiero que las fotos sean como los fotogramas de una película muda que llegue de un planeta desconocido".

Montada a partir de descartes de producciones de moda, escenificaciones, tomas off the record y algún snapshot urbano, las fotos de The Unknown -que permanecerán en Pekín hasta el 22 de mayo- quieren ser una simbiosis "entre cine y fotografía".

Según los organizadores de la muestra Lindbergh "da la vuelta a la historia de la fotografía al convertir la emulsión de plata en fotogramas de cine".