España tendrá un enviado especial permanente en Bengasi

  • Lo ha anunciado la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez.
  • Reforzará la interlocución con el Consejo Nacional de Transición (CNT).
  • José Riera, actual embajador en misión especial para el Mediterráneo, será el diplomático que asuma esta función.
La ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Trinidad Jiménez, tras la reunión con el presidente de la Autoridad palestina, Mahmud Abás, en la sede del Gobierno palestino.
La ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Trinidad Jiménez, tras la reunión con el presidente de la Autoridad palestina, Mahmud Abás, en la sede del Gobierno palestino.
EFE

El Gobierno español ha acordado enviar de forma permanente a un representante diplomático a la ciudad libia de Bengasi, la capital de facto de los opositores al líder libio, Muamar el Gadafi, para que haga las veces de "embajador" y refuerce la interlocución con el Consejo Nacional de Transición (CNT).

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, hizo este miércoles este anuncio en declaraciones a los periodistas en Doha, donde ha participado en la reunión del Grupo de Contacto de Libia para evaluar la situación en el país norteafricano. La previsión es que este enviado especial, que no puede tener rango formal de embajador al tener ya España uno acreditado en Trípoli, se incorpore a su puesto dentro de dos semanas, informó Jiménez.

El diplomático que asumirá esta función es José Riera, actual embajador en misión especial para Asuntos del Mediterráneo. Riera, de 62 años y natural de Inca (Baleares), es un veterano diplomático que ha sido embajador en Guinea Ecuatorial, subdirector general para Oriente Medio y representante adjunto de España en la OTAN, entre otros cargos.

Según Jiménez, la tarea que se le ha encomendado es "formalizar" la relación con el CNT y mantener "reuniones institucionales" con sus miembros. "Se trata de dar un paso más allá y de dar un mayor apoyo a las gestiones diplomáticas y políticas con los opositores", explicó la jefa de la diplomacia española.

Jiménez aprovechó la presencia del responsable de política exterior del CNT, Ali Esaui, en la reunión de Doha para comunicarle personalmente la decisión de enviar un funcionario a Bengasi. La ministra invitó a Esaui a viajar a Madrid para seguir intensificando al máximo nivel la relación con el órgano que aglutina a los líderes insurgentes.

Jiménez y Esaui ya se reunieron en secreto en El Cairo el pasado 13 de marzo, en el marco de una gira que hizo por Oriente Próximo. En aquella cita, los rebeldes pidieron a Jiménez que España reconociera al CNT como el único gobierno legítimo de Libia. España no ha dado todavía este paso al considerar que las relaciones diplomáticas se entablan entre Estados.

Exteriores aún mantiene contacto con la embajada libia en Madrid, que sigue operativa, aunque su embajador, Ajeli Abdussalam Ali Breni, abandonó Madrid a comienzos del pasado mes de marzo. España retiró a su personal diplomático de la embajada en Trípoli por esa fecha, pero sin que la representación quedara cerrada.

Esto ha permitido que pueda regresar a Trípoli el "número dos" de la oficina con el fin de hacer gestiones para localizar al fotógrafo asturiano Manu Brabo, retenido por las fuerzas de Gadafi desde el pasado día 5. Aunque Francia fue el primer país en reconocer al CNT como el interlocutor legítimo del pueblo libio a principios de marzo, la UE no ha tomado por ahora esta medida, si bien mantiene igualmente un contacto fluido con los líderes insurgentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento