Jamie Bell
El actor Jamie Bell, durante el estreno en España de 'La legión del águila'. Efe

Han pasado 11 años desde que se puso en la piel de Billy Elliot, pero Jamie Bell es aún hoy recordado por aquel papel en el que interpretaba a un niño que soñaba con ser bailarín.

Actualmente el actor tiene 24 años y una carrera interpretativa llena de proyectos. El joven estuvo esta semana en Madrid para promocionar La legión del águila, en la que encarna a un esclavo en la invasión del Impero Romano en Britania. Sin embargo, ya se atusa el flequillo para trabajar en uno de las películas más esperados por el público: el filme sobre el personaje de comic Tintín que prepara Steven Spielberg.

Para dar vida en la pantalla al joven y aventurero periodista creado por Hergé, el "rey Midas del Hollywood" ha tomado como base la interpretación de Bell para luego convertirla en animación mediante técnicas digitales.

Steven es como un gran pintor y logra crear con sus composiciones momentos inolvidables Y aunque Spielberg mantiene el secretismo respecto a este proyecto en el que también está involucrado otro gurú del espectáculo, Peter Jackson, Bell no puede evitar transmitir su entusiasmo: "Steven es como un gran pintor que ha conseguido que sus composiciones visuales hayan creado momentos inolvidables para millones de personas".

Sobre Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio -título completo de la película- asegura que "está hecha al estilo artesano antiguo", y que dará a las nuevas generaciones todo un abanico de valores. "Aunque tengo 24 años, soy un maldito anticuado", bromea.

Y si Tintín es más propio de una generación anterior, Bell reconoce a Rastapópulos, a Hernández y Fernández o al perro Milú como parte de su familia, aunque su favorito es el cascarrabias capitán Haddock: "Comete errores como los nuestros y tiene buen corazón", asegura.

Sin querer desvelar nada de esta película en la que también aparece Daniel Craig como Rackham el Rojo, promete: "Si te gustó Indiana Jones, te gustará Tintín".

Mientras llega esta esperada producción, Jamie Bell sigue construyendo su carrera, luchando por no ser otro niño prodigio que se quedó en la cuneta con el paso a la edad adulta.

'La legión del águila'

Por eso, tras trabajar en títulos como King Kong, de Peter Jackson, o Dear Wendy, de Thomas Vinterberg, este viernes estrena en España La legión del águila, una atípica cinta de romanos en las antípodas de Gladiator que está dirigida por Kevin McDonald, documentalista de Touching the Void y reconocido director de El último rey de Escocia.

El realizador traslada a Bell al siglo II después de Cristo, en las periferias de un imperio ya debilitado, y se centra en la épica íntima y realista de dos personajes despojados del éxito que viven una última oportunidad para recuperar la fe en sí mismos.

El joven intérprete interpreta a Esca, un esclavo britano que salva su vida gracias a la magnanimidad de un capitán de las tropas romanas, Marcus Aquila. Y en esa dicotomía entre la fidelidad a su pueblo o al amo que le evitó la muerte vive "un viaje para reparar su libertad".

Su personaje, después de haber perdido a su familia, se aferra a valores como "honor y lealtad, porque es lo que queda como hombre. Si no, sería un animal", dice.

Basada en una novela de Rosemary Scutcliff, este proyecto le atrajo desde el principio. "Me recordaba a una película que me gusta mucho, 'Fugitivos'", dice, remontándose de nuevo a referentes impropios de su edad, pues es un filme de 1958 protagonizada por Tony Curtis y Sidney Poitier.

En "La legión del águila" son Bell y Channing Tatum los seres opuestos que conviven en la adversidad. Y con la potencia física del actor de "Querido John" a su lado -"te hace creer que eres capaz de todo", dice- y la soledad del campo de batalla, no falta en este retrato de personajes complejos y vulnerables una camaradería que ha sido reinterpretada como sutil homoerotismo.

"Pensaba que se iba a llamar 'Brokeback Eagle'. Por eso hice la película, para conseguir la nominación al Óscar", bromea. "Eso sí, si nos hubiéramos besado Channing y yo ganaríamos el premio al mejor beso en los premios MTV", concluye.