Cataluña prueba radares 'sin enchufe' para controlar la velocidad en el último rincón

  • Funcionan con energías eólica y solar.
  • No están conectados a la red eléctrica.
  • Permiten controlar las carreteras secundarias.
Uno de los radares eólico-solares.
Uno de los radares eólico-solares.
Aleix Moldes / ACN

La falta de suministro eléctrico en algunas carreteras secundarias podría dejar de ser un problema para controlar la velocidad en estas vías gracias a las energías renovables. Desde hace un mes, el Servei Català de Trànsit (SCT) prueba dos radares eólico-solares, que son capaces de operar en todos los rincones. Se presentarán este martes en unas jornadas en Barcelona.

Estos radares funcionan igual que los convencionales: toman una foto de los vehículos que sobrepasan el límite de velocidad. La diferencia radica en el suministro eléctrico.

Energía verde

Cada uno de los radares cuenta con una placa solar y un molinillo eólico fabricados en España, a diferencia de los otros radares instalados en las vías catalanas que, en su mayoría, proceden de Alemania y Gran Bretaña. Al alimentarse de energías eólica y solar, funcionan de forma autónoma sin necesidad de estar conectados a la red eléctrica. "Si las pruebas van bien, es posible que empecemos a instalarlos en zonas que nos interesa controlar pero que presentan muchas dificultades para hacerlo", señaló el responsable del plan de seguridad vial, Xavier Almirall.

Experiencia pionera

Los radares eólico-solares son pioneros en España, aunque la Dirección General de Tráfico (DGT) ha probado varios prototipos, como uno que funcionaba con bioetanol y otro que fallaba de noche al disponer sólo de una placa solar.

Este sistema y el de control de velocidad por tramos (el Govern quiere instalar 15 puntos en los próximos 4 años) se debatirán en el XI Congreso español sobre sistemas inteligentes de transporte, que se celebra entre este martes y el jueves en Barcelona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento