EE UU reconoce que la caída de Gadafi está lejos y que su Ejército "no se desmorona"

Milicianos rebeldes libios disparan un mortero junto a una carretera entre Brega y Ajdabiya.
Milicianos rebeldes libios disparan un mortero junto a una carretera entre Brega y Ajdabiya.
Manu Brabo / EFE

EE UU considera que el objetivo político de la operación en Libia puede cumplirse y que la presión internacional logrará que caiga el régimen de Muamar el Gadafi, aunque en el frente militar las fuerzas están aún lejos de desmoronarse. Washington descarta el envío de tropas de tierra.

El mismo día en que la OTAN asumió bajo la operación 'Protector Unificado' el mando completo de las operaciones militares en Libia, los máximos responsables del Pentágono y el 'número dos' del Departamento de Estado defendieron ante el Congreso la intervención estadounidense.

El Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, se muestra satisfecho con los resultados logrados en ambos frentes, aunque con algunos matices. El subsecretario de Estado, James Steinberg, consideró ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes que la deserción del ministro libio de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, representa "una indicación" de que las medidas de presión impuestas sobre el régimen de Gadafi "pueden tener éxito".

Cuando "abandona alguien como él, que ha estado durante tanto tiempo con Gadafi, es una fuerte señal de que ya no hay más futuro" en ese régimen, sostuvo. La Casa Blanca indicó que el abandono de Kusa representa "un golpe significativo para el régimen" y demuestra que quienes rodean a Gadafi "entienden que el sistema se desmorona".

Los rebeldes se mantienen firmes

EE UU sigue muy de cerca las operaciones que se están produciendo en Libia y se muestra "alentado" por las declaraciones del Consejo Nacional Transitorio (CNT), que agrupa a los rebeldes libios, pues considera que se alejan de la red terrorista Al Qaeda y establecen su voluntad de establecer un Gobierno democrático.

En cuanto al desarrollo de la guerra en Libia, este jueves, cuando parecía que las fuerzas leales a Muamar el Gadafi iban a volver a hacerse con el control de la ciuda de Brega, los rebeldes consiguieron una leve ventaja y les hicieron retroceder 40 kilómetros al oeste. Frente a los tanques, misiles Grad y obuses de los "gadafistas", los milicianos sublevados presentaron batalla con fusiles 'kalashnikov', cohetes 'katiusha', baterías antiaéreas y mucho entusiasmo.

Desde Bengasi, capital de los revolucionarios, el portavoz de los insurgentes Mohamed Mergirby dijo que "las fuerzas de Gadafi están a 40 kilómetros al oeste de Brega, que está bajo control de los rebeldes". A juicio de Mergirby, esta leve ventaja se ha conseguido gracias a un cambio de estrategia militar, ya que ahora hay miembros del Ejército combatiendo en primera línea, mientras que en segunda línea están las milicias de voluntarios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento