El obispo del Vaticano en Trípoli dice que 40 personas han muerto en los bombardeos aliados

  • Giovanni Innocenzo Martinelli asegura que "los llamados 'bombardeos humanitarios' han causado decenas de víctimas civiles en algunos barrios de Trípoli.
  • Las bombas han alcanzado también varios hospitales de la capital libia.
  • La OTAN anuncia que investigará el bombardeo denunciado por el obispo de Trípoli.
Varios hospitales de Trípoli se han visto afectados por los bombardeos.
Varios hospitales de Trípoli se han visto afectados por los bombardeos.
Zohra Bensemra / REUTERS

El vicario apostólico en Libia, el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli, informó este jueves de que por lo menos 40 personas han muerto en un bombardeo de la coalición internacional sobre Trípoli y que las bombas arrojadas alcanzaron también varios hospitales de la capital libia.

"Los llamados 'bombardeos humanitarios' han causado decenas de víctimas civiles en algunos barrios de Trípoli. En particular, en el de Buslim se ha destruido un edificio civil y han muerto 40 personas", dijo Martinelli a la agencia vaticana Fides desde Trípoli, ciudad en la que permanece al frente de la pequeña comunidad católica libia.

El prelado agregó que este miércoles fueron alcanzados por los bombardeos varios hospitales de Trípoli, uno de ellos en el barrio de Misda, en el sur de la capital. "Aunque es cierto que los bombardeos están dirigidos sólo a golpear objetivos militares, es también cierto que golpean objetivos que están en medio de barrios civiles, alcanzando a la población", añadió el obispo, quien agregó que la situación en Trípoli es cada día "más difícil".

"Salida digna"

"La escasez de carburante se ha agravado, como lo demuestran las colas interminables de automóviles en las gasolineras. En el plano militar parece que hay un 'punto muerto', ya que, al parecer, los rebeldes no tienen la fuerza suficiente para avanzar", destacó el prelado.

Martinelli insistió en que la solución diplomática es el "camino maestro para poner fin al derramamiento de sangre entre los libios", además de ofrecer a Gadafi "una salida digna". El obispo católico dijo también que la reciente deserción de ministro libio de Exteriores, Musa Kusa, se interpreta como la señal de "fuertes divisiones internas en el régimen". "Musa Kusa era uno de los pilares del poder. Su deserción tal vez se deba a la línea contradictoria que asumió la pasada semana frente a la ONU", señaló el obispo.

Investigación en curso

Poco después de conocer la denuncia del obispo, la OTAN ha anunciado que investigará  el bombardeo sobre Trípoli. "Conocemos esa información. La investigación verá si fuerzas de la OTAN estuvieron o no implicadas en ese incidente", señaló el responsable de la operación 'Protector Unificado' de la organización, el general Charles Bouchard, en una vídeo conferencia desde el cuartel aliado de Nápoles (sur de Italia). Bouchard añadió que se informará "cuando la investigación esté completada".

Aun así, el general canadiense recordó que el supuesto bombardeo habría tenido lugar antes de que la Alianza Atlántica asumiera completamente el mando de las operaciones internacionales sobre Libia, lo que tuvo lugar a las 08.00 h en la península española.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento