Eduardo Souto de Moura
Eduardo Souto de Moura, arquitecto portugués. Roberto Santorini / WIKIPEDIA

El portugués Eduardo Souto de Moura, de 58 años, ha sido elegido Premio Pritzker de Arquitectura 2011, según han informado fuentes de la organización. El jurado ha elegido por segunda vez en la historia de este premio a un portugués, tras otorgárselo en 1992 a Alvaro Siza, profesor de Souto de Moura.

La noticia del fallo se iba a dar a conocer el próximo 11 de abril, pero el blog de un portal de arquitectura español, según han explicado fuentes de la organización, se ha saltado el embargo y lo ha adelantado, ante lo que han decidido difundir ya el nombre del ganador.

El premio Pritzker de Arquitectura fue instituido en 1979 por Jay A.Pritzker y su mujer, Cindy, para reconocer el trabajo de profesionales vivos que hubiesen demostrado con él cualidades como el talento, la visión y el compromiso aplicados a contribuir al desarrollo de la humanidad y su entorno, así como al arte de la arquitectura.

El presidente del jurado, Peter Garth Palumbo, explica en el fallo del premio que la razón de elegir a Souto de Mora obedece a que durante las tres últimas décadas ha producido un trabajo contemporáneo que a la vez "contiene ecos de la tradición". "Sus edificios tienen la habilidad única de transmitir al tiempo características aparentemente contradictorias: poder y recato; bravuconería y delicadeza; autoridad y descaro público y sentido de la intimidad", señala.

Desde que Souto de Moura estableció su propio estudio, en 1980, ha concluido alrededor de 60 proyectos, la mayoría en Portugal, pero también ha trabajado en España -Casa en Llabia, por ejemplo- Italia, Alemania, Reino Unido y Suiza.

Proyectos eclécticos

Sus proyectos van de casas familiares a cines, centros comerciales, hoteles, apartamentos, oficinas, galerías de arte, museos, escuelas, estadios deportivos, como el municipal de Braga (Portugal), e instalaciones de transporte, entre otras el metro de su ciudad natal, Oporto, donde vive y trabaja.

Eduardo Elisio Machado Souto de Moura, que cumplirá 59 años el 25 de julio, sostiene que la coexistencia de lo natural con las construcciones de las que es capaz el hombre constituye la gran arquitectura, por eso explicaba que le pareció un "drama" tener que perforar la montaña anexa al estadio de Braga para obtener piedra.