Condenada tras maltratar, amenazar, hurtar y allanar la casa de su ex tras no aceptar la ruptura

El juzgado de lo Penal número uno de Jaén ha condenado a una mujer por maltratar a su exnovio, al que también amenazó, llamó por teléfono en numerosas ocasiones pese a que lo tenía prohibido por el juez y también allanó su casa para robarle objetos. Así, fue condena a unos diez años de cárcel, si bien de conformidad con el Código Penal la pena máxima de cumplimiento es de cuatro años de prisión.

El juzgado de lo Penal número uno de Jaén ha condenado a una mujer por maltratar a su exnovio, al que también amenazó, llamó por teléfono en numerosas ocasiones pese a que lo tenía prohibido por el juez y también allanó su casa para robarle objetos. Así, fue condena a unos diez años de cárcel, si bien de conformidad con el Código Penal la pena máxima de cumplimiento es de cuatro años de prisión.

Según fuentes judiciales consultadas por Europa Press, la acusada y la víctima mantuvieron una relación sentimental durante unos cinco meses, desde finales de febrero del pasado año hasta principios de julio de ese mismo año, cuando el hombre decidió romper la relación, extremo que ella no quiso admitir.

Entre otros hechos y poco antes de que cesara la relación, estaban ambos en el domicilio de él cuando ella le agarró del cuello y, una vez que él consiguió zafarse de ella, la acusada cogió un palo y unas tijeras que usó para amenazarle, hasta que finalmente otro hombre que había escuchado la pelea entró en la casa porque la puerta estaba abierta y consiguió desarmarla.

Después de ese incidente y de otro en el que ella mantuvo un forcejo con él, la víctima le instó a que abandonara el domicilio, ya que ella había estado viviendo en el piso de él, si bien pese a ello un día fue hasta allí y, al negarle él el acceso, "trepó hasta una terraza y fracturó la puerta de la terraza que da al salón", abandonando el hombre el domicilio "asustado".

Ese hecho derivó en que el juzgado de Instrucción número cuatro de Jaén le prohibiera acercarse o comunicarse con él, si bien el mismo día que se dictó ese auto le llamó por teléfono y le amenazó de muerte. A raíz de esa amenaza, el juzgado emitió un nuevo auto que le prohibía estar o vivir en Jaén. A pesar de estas prohibiciones, le llamó cerca de una veintena de veces, unas veces para amenazarle otras para exigirle que retirara las denuncias. Además, en julio de ese mismo año, aprovechando que la víctima estaba ingresada en el hospital, la acusada entró en su domicilio y se apoderó de "múltiples objetos", tal y como precisaron las citadas fuentes.

Por todo ello, fue condenada por un delito de malos tratos a un año de prisión, por otros malos tratos a nueve meses más; por el de allanamiento de morada un año de prisión; por tres delitos de amenazas un año y cuatro meses de internamiento penitenciario por cada uno de ellos; por dos delitos continuados de quebrantamiento de condena dos años de prisión; por el hurto un año de cárcel y por un delito de apropiación indebida otros seis meses de prisión. En total, diez años y tres meses de prisión.

Sin embargo y de conformidad con el artículo 76 del Código Penal, la pena máxima de cumplimiento es de cuatro años de prisión. En concepto de responsabilidad civil deberá indemnizar en cerca de 800 euros a la víctima.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento