Policía
Imagen de varios agentes de Policía. Archivo

La Policía Nacional ha detenido en Valencia al presunto responsable de una estafa piramidal de más de 300 millones de dólares que afecta a más de 100.000 personas de 110 países. Se le imputan los delitos de blanqueo de capitales y estafa.

El supuesto defraudador, conocido como mini-Madoff, captaba fondos a través de una estructura de alcance internacional que pretendía ser una plataforma de inversión en el mercado de divisas. Con los fondos se realizaban "importantes operaciones inmobiliarias", según ha anunciado el ministerio del Interior.

Según los investigadores, la rentabilidad que ofrecía G.C.S. a través de su sistema de inversión estaba entre el 10 y el 20% mensual. Las operaciones que se realizaban con el dinero se hacían en nombre de testaferros y del responsable del mercado de divisas (forex), "blanqueando de esta forma los capitales estafados".

Anticipo de dos millones de euros


Interior ha confirmado en su cuenta de Twitter que se han bloqueado saldos en 12 entidades bacarias y se ha anotado la prohibición de disponer de veinte inmuebles valorados en 14 millones de euros.

Además de mini-Madoff, otras dos personas han sido arrestadas y siete más han sido imputadas. Según Interior, la organización había reservado la compra de 140 inmuebles en España valorados en 29 millones de euros más IVA anticipando cerca de dos millones de euros.