Por qué las mujeres aman los 'realities' (y por qué no hay que avergonzarse de ello)

Las Kardashian/HULU
Las Kardashian/HULU
HULU
Las Kardashian/HULU

"Cualquier fan de los 'realities', y especialmente los seguidores de The Real Housewives, se pueden imaginar la cara de asco que pone quien te mira mal cuando le haces saber que te gustan estos 'shows'. Es la misma cara que te ponen aquellos que en las fiestas te dicen 'Ni siquiera tengo televisor' o 'No soy vegetariano: soy vegano'. La parte más dura de ser fan de The Real Housewives es el juicio que recibes, incluso de quienes jamás han visto un episodio", escribe Brian Moylan en The Housewives. The real story behind The Real Housewives

En el último capítulo del libro analiza el sexismo que envuelve a las críticas dirigidas a la telerrealidad, pues se da por hecho que cuentan con un público profundamente feminizado. "La alta cultura se suele situar en la zona masculinizada, más poderosa, más elitista, más respetada. Mientras tanto, las fórmulas más feminizadas, como el cotilleo, las celebridades y la cultura popular se miran por encima del hombro", añade Brenda R. Weber, profesora de estudios de género en la universidad de Indiana.

Mientras tanto, la icónica feminista Roxane Gay dijo que The Real Housewives, "Permite a las mujeres ser ellas mismas. Vemos el desastre, sus relaciones de amistad y todo lo que hay entre medias. Cuando a las mujeres se les permite ser ellas, estamos haciendo el gesto más feminista posible", ha asegurado. 

'Soy Georgina' es uno de los 'reality shows' que más están dando que hablar
'Soy Georgina' es uno de los 'reality shows' que más están dando que hablar
NETFLIX

Lo que queda claro es que los 'realities' son examinados y juzgados desde una postura esnob en muchas ocasiones, pero lo cierto es que las exigencias laborales y personales hacen cada vez más indispensable encontrar una vía de escape para disfrutar de un merecido descanso y cuidarse, por lo que la plataforma de 'streaming' de 'reality shows' bajo demanda, Hayu, ha llevado a cabo un estudio a mujeres de entre 18 y 40 años en España que revela los beneficios emocionales de los 'reality shows'. El 73 % de ellas experimenta un sentimiento de desconexión y felicidad cuando ve un programa de telerrealidad.

Annette Hill, experta en 'realities', señala que existen dos motivos por los que las mujeres prefieren más los 'realities shows' que los hombres. "En primer lugar, el formato está dominado por la competitividad, y estos programas se recrean en aquellos grandes momentos emotivos, en las rabietas y en el llanto. Esto hace que el contenido sea más cercano al de la telenovela y al melodrama en su enfoque sobre las emociones, y estos son géneros tradicionalmente asociados con las mujeres. En segundo lugar, los tipos de 'reality shows' que se desarrollan en espacios del mundo real, como en hoteles, hablan acerca de cómo desempeñamos ciertos roles, como el de madre, hija y profesional, algo que invita a las espectadoras a reflexionar sobre estas 'relaciones de la realidad' en los programas y motivan a hablar sobre los 'realities' con amigos y familiares, así como en las redes sociales", explica a The Daily Mail, Hill.

El problema de este tipo de programas es que habitualmente representan a las mujeres siguiendo unas máximas estereotipadas en las que no es raro que el foco se ponga en el enfrentamiento entre ellas por conflictos románticos, sociales y profesionales. Incluso cuando las mujeres son representadas como fuertes e independientes, las redes sociales también pueden tildarlas de villanas. 

Uno de los momentos más famosos de The Real Housewives of Beverly Hills
Uno de los momentos más famosos de The Real Housewives of Beverly Hills
Bravo

Sí, puede haber una exitosa empresaria que tiene tres empresas, millones de euros en su cuenta y tantas labores filantrópicas como Birkins de Hermès en su armario, pero lo que se refuerza de ella es que tras dos copas de vino, terminó lanzándole la servilleta a otra de las participantes en el programa. En cambio, cuando sus maridos se pelean, nadie se echa las manos a la cabeza. "Es que está muy estresado por el trabajo", alegará siempre alguien para justificar lo ocurrido.

La representación negativa de las personalidades femeninas en la telerrealidad plantea habitualmente una pregunta: ¿Puede una feminista amar este tipo de contenido? Lo que estos 'shows' permiten es diseccionar las cosas que nos gustan y las cosas que percibimos como problemáticas, por lo que estos programas tienen la capacidad de dar pie a debates sobre los estereotipos de género. 

En realidad, el peso y la culpa tendrían que recaer en los productores, que siempre se han aprovechado de los conflictos entre mujeres y de las conocidas como 'peleas de gatas' para atraer a la audiencia. Por ello, nuestro papel es lograr que quienes mandan dejen de ofrecer visiones estereotipadas de las mujeres y refuercen su profesionalidad, su personalidad y su fuerza, pues tras cada titular morboso y tras cada pelea hay en la mayoría de los casos mujeres fuertes y valientes que no temen alzar la voz, y eso es precisamente lo que a tantos les asusta. Para evitar que se convierta en la norma, se ningunea a las mujeres de los 'realities' y, por supuesto, a quienes ven estos programas.

Una vía escapista

Los 'realities' pueden ser emocionantes, sorprendentes o incluso frustrantes, lo que brinda una experiencia de entretenimiento inmediata y estimulante que puede ayudar al espectador a alejarse de sus propias tensiones y preocupaciones. El 85 % de las mujeres españolas ve 'reality shows' y, de este porcentaje, un 88 % afirma verlos entre una y cinco horas a la semana.

Este tipo de entretenimiento nos transporta a lugares exóticos, vidas lujosas y situaciones intrigantes, proporcionándonos una desconexión total de nuestro entorno. El 35 % de las encuestadas afirma que prefiere ver los 'realities' a solas, lo que demuestra las razones por las que este formato tiene una gran penetración en nuestro país. Y es que, según el estudio, telerrealidad ofrece una vía de escape de la vida cotidiana y tiempo para uno mismo.

Las Kardashian
Las Kardashian
E!

"La telerrealidad es un género que evoca una enorme pasión que, en su esencia, trata sobre las relaciones: lo que las hace y lo que las rompe, como podemos ver en las franquicias The Real Housewives, Below Deck o Top Chef, Vanderpump Rules o Keeping Up With the Kardashians. Es escapismo de la realidad de la vida, para tomarse un momento para uno mismo y una oportunidad para relajarse, y los resultados lo han puesto claramente de relieve", dice Hendrik McDermott, director general de EMEA Networks, Hayu y Direct-to-Consumer, NBC Universal.

La magia del 'reality'

John Francis Leader, un científico cognitivo que se especializa en medios en el University College Dublin, dice que, en general, los 'reality shows' satisfacen dos necesidades humanas únicas. "Innatamente, tenemos dos impulsos en conflicto: uno es el de estar seguros y cómodos, y el otro, disfrutar de la aventura y el riesgo. Mientras que en la vida real estos pueden ser diametralmente opuestos, la telerrealidad se encuentra con ambos al mismo tiempo".

"Nos encanta la televisión de realidad porque nos permite vivir indirectamente a través de los participantes del programa sin ser humillados públicamente. Nos gusta ver a otros retorcerse, ser humillados, decepcionados en el amor y otras experiencias por las que todos pasan, para poder entenderlos mejor y no sentirnos solos" comenta por su parte Carole Lieberman, psiquiatra y consultora de 'reality shows', a Discover Magazine.

Ver la telerrealidad nos ayuda a evadirnos, a olvidarnos de la presión del día a día y puede hacer que tengamos sustanciales charlas con nuestras amigas, como asegura el estudio llevado a cabo por Hayu, que señala que al 48 % de las españolas les gusta hablar de los 'realities' con sus amigas y amigos. Comentar los giros inesperados, las estrategias de juego o las reacciones de los participantes forma parte del atractivo de este tipo de 'shows'.

Pero lo fundamental al final es abandonar ese hábito tan atroz que tenemos, el de juzgar por encima de todo, el de menospreciar los gustos de los demás y el de sentirnos mejores por ver un documental de Egipto en vez de a Naty Abascal disfrazada de banderilla.

¿Quieres recibir gratis todos los jueves en tu correo los mejores contenidos de belleza, moda y estilo de vida? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento