Logo del sitio

Los 5 errores que no debes cometer al aplicar polvos bronceadores

Los polvos bronceadores son un producto básico durante todo el año
Los polvos bronceadores son un producto básico durante todo el año
iStock

Con la llegada del verano, tenemos un claro objetivo: lucir una piel sana y bronceada. Pero lo cierto es que no todos tenemos acceso a una playa o piscina ni tiempo para pasar horas bajo el sol. Es aquí donde entran en acción los polvos de sol o polvos bronceadores

El 'bronzer' es el producto perfecto para darle a nuestro rostro un toque de color, ya sea en verano para complementar el moreno de nuestro cuerpo o en invierno para aportar algo de brillo a la piel. Sin embargo, al ser un producto tan pigmentado, es muy fácil cometer errores en su aplicación. Para evitarlos, Eliecer Prince, National Makeup Artist de la marque de maquillaje Guerlain, nos ha explicado que debemos evitar para aprovechar al máximo nuestros polvos bronceadores. 

1. Pasarnos con el tono

“Elegir el tono de 'bronzer' equivocado es el error más frecuente ¡e imperdonable!", comenta el experto. No se debe escoger nunca un tono mucho más oscuro que la piel pues el resultado quedará poco natural. Hay que recordar que los bronceados o polvos de sol están hechos para aportar calidez y un suave tono dorado, lo más parecido posible a un moreno natural.  

2. No unificar el tono

Otro de los errores más comunes que se cometen al aplicar los polvos bronceadores es que queden parches o colores irregulares por la piel. Incluso, en ocasiones, el tono del rostro contrasta demasiado con el color de otras zonas, como el cuello o la raíz del pelo. "Los polvos deben extenderse también por la base del cuello y el escote para unificar el color”, añade Eliecer. 

3. Abusar de producto: menos es más

La delicadeza es, también, otro factor muy importante a la hora de utilizar y conservar los bronceadores.  No se debe abusar de ellos: con los polvos de sol, menos es más. “Jamás se debe aplastar la brocha contra el compacto: tiene que pasar por encima, casi rozándola, para tomar sólo una pequeña cantidad de producto”, comenta el experto. No es necesaria una gran cantidad de polvos, ya que siempre trataremos de encontrar el tono de piel más natural posible. 

En esto también influye la forma en la que debemos aplicar los polvos sobre la piel. "El pincel debe sobrevolar la cara, apenas pasar por encima de la piel para ir construyendo el color de forma progresiva poco a poco, con mucha suavidad”, recomienda el 'make-up artist'. Esto no solo beneficiará al resultado de nuestro bronceado, sino que además evitará irritaciones en la superficie de la piel. 

4. No escoger una brocha de calidad

No solo los polvos de sol que escojamos deben de ser de calidad; también la brocha que seleccionemos debe ser adecuada a este producto de maquillaje y a las zonas del rostro donde lo vayamos que aplicar. “Hay que huir de las brochas de mala calidad, pequeños o biseladas: el modelo perfecto es redondo y ancho, puesto que buscamos difuminar y fundir el color sobre la piel de forma imperceptible”, avisa Eliecer.

5. Aplicar el bronceador de forma aleatoria

Aunque le cojamos el gusto al bronceador, debemos evitar aplicarlo al tun tun. Uno de los consejos más útiles a la hora de sacarle provecho al producto es dibujar un 3. Comienza a aplicar el producto en el lateral de la frente, acercándote lo máximo posible a la zona del nacimiento del pelo. Continuamos el trazo bajando por la sien, creando una forma ovalada y acariciando el pómulo hasta el final de éste, en la aleta de la nariz.

Vuelve a cargar producto y comienza otro trazo ovalado desde el pómulo hasta debajo de la mandíbula, acabando un 3 perfecto que atraviesa todas las partes voluminosas de nuestro rostro.

Cuatro polvos bronceadores para una piel brillante, vital y cálida

Los bronceadores en formato polvo tienen con un efecto muy natural en la piel, ya que los podemos distribuir de forma muy sencilla y se funden en la piel de manera fácil a la vez que aportan brillo y color a la misma. Te dejamos cuatro polvos de sol para que elijas el producto que mejor se adapta a tu piel y a tu rutina de maquillaje. 

Natural Bronzer de Rimmel
Natural Bronzer de Rimmel
Druni

El primer producto que te proponemos son estos polvos bronceadores de Rimmel,  un básico que cumple su función a la perfección por un precio muy económico. De acabado mate, textura ligera y mucha durabilidad, es una de las mejores opciones para pieles grasas. 

Precio: 7,99 €

Bronzer Terracota
Bronzer Terracota
Guerlain

Si buscas conseguir un bronceado natural, luminoso y favorecedor, el 'bronzer' Terracota de Guerlain tiene uno de los mejores resultados. Mezcla los diferentes tonos con una brocha y aplícalos en los puntos de sombra del rostro para crear dimensión y una piel sutilmente bronceada.

Precio: 34,95 €

Butter Bronzer de Physicians Formula
Butter Bronzer de Physicians Formula
Druni

Otro de los mejores bronceadores 'low cost' es, sin duda, el Butter Bronzer de Physicians Formula. Con un tacto como de mantequilla, muy suave, es un producto que dura todo el día. 

Precio: 14,95 €

Chocolate Soleil Bronzer de Too Faced
Chocolate Soleil Bronzer de Too Faced
Sephora

Por último, te proponemos este bronceador de la marca de maquillaje Too Faced. Unos polvos de larga duración, rico y con acabado mate impregnado de cacao. Suena muy bien, ¿no?

Precio: 38,99 €

Mostrar comentarios

Códigos Descuento