Qué es la blefaroplastia, la "discreta" cirugía estética a la que se han sometido Nicole Kidman, Renée Zellweger y Penélope Cruz

Nicole Kidman es una de las actrices de las que se rumorea que se han sometido a esta intervención.
Nicole Kidman es una de las actrices de las que se rumorea que se han sometido a esta intervención
Getty Images

El Hollywood las intervenciones estéticas están a la orden del día y, aunque hace años era algo que solo se realizaban las famosas o gente con mucho dinero, ahora se han convertido en un procedimiento habitual en la vida de mucha gente. Las redes sociales han explotado al máximo el aspecto físico y los filtros que transforman los rasgos han conseguido que la demanda de "retoques" crezca incluso en personas muy jóvenes.

Los hilos tensores, el botox o las infiltraciones de ácido hialurónico son unos de los tratamientos estéticos invasivos más populares entre las personas menores de 30 años, dándoles nombres populares y atractivos como 'foxy eyes' o 'baby botox'. Estas intervenciones que se solían realizar personas que ya tenían una edad se han vuelto muy populares y ahora les está tomando el testigo la blefaroplastia.

Si todavía no has oído hablar de él, se trata de un tipo de cirugía que extirpa el exceso de piel de los párpados, para conseguir que parezcan más jóvenes, abiertos y se cree una mirada más rasgada.  Según la clínica Mayo, a medida que envejecemos, "los párpados se estiran y los músculos que los sostienen se debilitan. En consecuencia, se puede acumular un exceso de grasa arriba y abajo de los párpados. Esto provoca cejas flácidas, párpados superiores caídos y bolsas debajo de los ojos".

Con este tratamiento, conseguimos una mirada más despejada, rejuvenecida y seductora, por lo que se rumorea que actrices como Nicole Kidman, Renée Zellweger, Penélope CruzBlake Lively, Jane FondaCatherine Zeta-Jones, entre otras, se han sometido a él.

Blake Lively antes y después de sus cirugías
Blake Lively antes y después de sus cirugías
Getty Images

Según la doctora Beatriz González Meli, cirujana especializada en medicina plástica, estética y reparadora, la blefaroplastia "tiene como objetivo eliminar el exceso de piel y el músculo de los párpados, así como las bolsas grasas subyacentes, mediante una intervención quirúrgica en la que se realiza un corte en el surco medio del párpado superior y justo por debajo de las pestañas en el párpado inferior y se extirpa la piel y músculo sobrantes. Algunas veces, se extirpa parte de las almohadillas grasas subyacentes, o bien se recolocan para mejorar la ojera".

Posibles riesgos y complicaciones

Como toda intervención estética, no está exenta de riesgos, como puede ser una reacción a la anestesia o coágulos sanguíneos. En el caso de la blefaroplastia, aunque suele ser una técnica bastante segura, pueden surgir complicaciones que afecten al paciente.

Según la experta, pueden ocurrir hasta 9 supuestos diferentes, como la pérdida de las pestañas, infecciones, sequedad ocular, cicatrices visibles o un resultado insatisfactorio. Aunque algunos son más peligrosos que otros.

"Después de la cirugía puede presentarse una hemorragia debajo de la piel o internamente alrededor del globo ocular. Si se desarrolla una hemorragia postoperatoria, puede requerir tratamiento o cirugía de urgencia. No hay que tomar aspirina o antiinflamatorios desde siete días antes de la cirugía, puesto que pueden aumentar el riesgo de problemas de sangrado. La hipertensión (aumento de la presión sanguínea) que no está bien controlada médicamente también puede ser causa de sangrado durante o después de la cirugía. Los acúmulos de sangre bajo los párpados pueden retrasar la curación y causar cicatrización excesiva", comenta Meli.

La actriz Catherine Zeta-Jones
La actriz Catherine Zeta-Jones
Getty Images

Otra de las complicaciones puede ser el ectropión, que es "la separación entre el párpado inferior y el globo ocular, producida por un acortamiento del párpado o por una cicatrización excesiva. Es una complicación rara, que puede necesitar cirugía adicional".

También puede aparecer un edema o hematoma palpebral "muy acentuado en los tres días siguientes de la intervención. Casi siempre se debe a la anestesia local infiltrativa y no suele necesitar tratamiento quirúrgico. Algunas personas tienen más tendencia que otras a la hinchazón, pero habitualmente es transitorio y remite en unos días. Lo combatimos aplicando frío en la zona y durmiendo con la cabeza más elevada durante unos días", añade la experta.

Y por último, también puede ocurrir un caso de asimetría. Sin embargo, "mediante el uso de la fotografía digital, analizamos previamente los dos lados de la cara para minimizar las diferencias durante la intervención", finaliza Meli.

Antes de someterte a cualquier tipo de tratamiento estético que va a modificar tus facciones, recuerda informarte muy bien antes, acudiendo a fuentes de información fiables y consultando siempre con el médico que va a hacer la intervención.

¿Quieres recibir gratis todos los jueves en tu correo los mejores contenidos de belleza, moda y estilo de vida? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento