Trucos para contratar un seguro de responsabilidad civil para tu patinete

Un joven pasea en patinete por la céntrica calle de Fuencarral, en Madrid (España).
Un joven pasea en patinete por la céntrica calle de Fuencarral, en Madrid (España).
RRF

Según la normativa de la Dirección General de Tráfico, si el vehículo con el que se circula está clasificado en la categoría de movilidad personal (VMP) no es necesario contratar un seguro para circular. Sin embargo, el hecho de que no sea una obligación no significa que no sea recomendable contar con una póliza que cubra los posibles desperfectos en caso de, por ejemplo, accidente. 

La Organización de Consumidores y Usuarios advierte que disponer de un seguro mínimo de responsabilidad civil es la mejor manera de estar preparado para esos accidentes que "casi nunca pasan" pero que cuando ocurren pueden acabar dejando una gran deuda en el bolsillo. 

Una cobertura de responsabilidad civil cubrirá todos los daños y desperfectos que hayan podido ser culpa tuya en caso de accidente cuando circules con tu patinete eléctrico o tu bicicleta. Además, dependiendo de la modalidad contratada, la póliza puede cubrir numerosas situaciones imprevistas. 

Según la OCU, hay dos modalidades para contratar esta cobertura:

  • Un seguro específico de responsabilidad civil. Por menos de 100 euros al año se puede contar con una cobertura de 600.000 euros.
  • Contratar o mejorar la cobertura de responsabilidad civil de tu seguro del hogar, con la ventaja de contar con las coberturas propias de esta clase de seguro.

Lo más importante a la hora de contratar un seguro de responsabilidad civil es saber cuál de estas dos opciones compensa más, teniendo en cuenta las características y opciones del seguro del hogar que ya se tenga contratado (si se tiene). Por otro lado, algunos trucos que permiten asegurarse de contar con la póliza a terceros adecuada son:

  • Antes de contratar nada, revisa las pólizas de las que ya dispongas: algunas cubren este tipo de percances.
  • Si contratas una nueva, revisa que en el contrato esté especificado qué tipo de cobertura se recibe como, por ejemplo, si se cuenta o no con la asistencia de un abogado.
  • ​Tiene que haber una valoración correcta del riesgo asegurado. 
  • ​Precio, forma de pago, duración... son detalles que tienen que quedar claros desde un principio. 
  • ¿Qué solvencia tiene la aseguradora que estamos contratando? Los accidentes con responsabilidad civil pueden conllevar costes caros. 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento