Viajar con una camper en invierno: cómo preparar una furgoneta contra el frío

Es posible convertir tu furgoneta en una camper para disfrutar de diferentes escapadas
Es posible convertir tu furgoneta en una camper para disfrutar de diferentes escapadas
pixabay

Llega el invierno y tras sucesivos puentes (además de las Navidades), los amantes de los viajes en furgoneta aprovecharán para disfrutar de unos días de desconexión a bordo de sus campers. El único inconveniente es el frío: ¿cómo se puede luchar contra las bajas temperaturas de estos meses que vienen dentro de una furgoneta?

Aquí, los expertos y nómadas que  hacen de estos vehículos sus domicilios ya tendrán un máster, pero los que acaban de empezar o los que solo los usan como un medio de viaje, quizás anden un poco más perdidos. Y una vez que entra el frío, tanto en el cuerpo como en la furgoneta, es muy difícil sacudírselo de encima. 

El primer paso para alejar al frío en nuestros viajes en camper es haber aislado correctamente la furgoneta al convertirla en una casa rodante. Utilizar materiales de alta calidad, hacer hincapié y no olvidarse de las zonas más frías como las ventanas y aislar la cabina del conductor (por donde entra más frío) de la zona habitable ayudará a mantener una temperatura agradable. 

No hay que olvidar tampoco de disponer de un sistema de calefacción para los meses más duros. Hay varias opciones disponibles, desde los sistemas de gasoil que se conectan al tanque de la furgoneta y gastan relativamente poco, a los de gas, aunque en estos últimos modelos habrá que extremar las precauciones y nunca dormir con ellos encendidos para evitar percances.

Cambio de costumbres

Otros aspecto en el que incidir para alejar el frío si viajamos en camper son nuestras propias costumbres. La ropa que utilicemos deberá estar orientada a abrigarnos y lo aconsejable es llevar varias capas para poder ir adaptando nuestra temperatura corporal al entorno. Nunca sobrarán las mantas en una camper, además. 

Igualmente, es aconsejable optar por comidas más pesadas o que templen el cuerpo, además de elegir aquellos alimentos que mantengan el calor corporal durante más tiempo. Apostar por infusiones para mantener la temperatura estable es también una gran idea. 

Por último, durante los meses de invierno es mucho más recomendable viajar hacia zonas con temperaturas más estables y hacia el sur, evitando entornos con tendencia a la nieve o a grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento