Logo del sitio

Coches a gas o bifuel: todo lo que debes saber sobre los GNC y los GLP para elegir el automóvil que más te convenga

Surtidor de coches a gas.
Surtidor de coches a gas.
Daimler AG-Mercedes-Benz Cars

La lucha entre los coches diésel y gasolina contra los eléctricos e híbridos enchufables hace pasar muy desapercibidas otras opciones de motorización que, si bien no son tan contaminantes como estos primeros combustibles fósiles, tampoco dependen tanto de un punto de enchufe como los segundos. 

Se trata de los coches comúnmente conocidos a gas o bifuel, que funcionan con otro tipo de hidrocarburos. Las dos grandes motorizaciones que se utilizan en el automovilismo son el GLP (o Gas Licuado del Petróleo) y el GNC (Gas Natural Comprimido). Pese a que parezcan cosas similares, existen grandes diferencias entre estos dos tipos distintos de motorización y cada una presenta sus ventajas y desventajas propias. 

La característica que sí comparten es que pueden emplear, indistintamente, dos tipos diferentes de carburante: un combustible común y otro alternativo, que suele ser menos contaminante que la gasolina o el diésel. Además de con GLP o GNC, también existe la opción de que sea alternativo con hidrógeno.

Gas Licuado del Petróleo

Los automóviles que funcionan con GLP disponen de dos tanques de combustible, uno para la gasolina y otro para este combustible alternativo que se obtiene en un 65% durante la extracción del gas natural y un 35% del refinado del petróleo. 

Al disponer de dos tanques tiene mucha mayor autonomía en lo que a kilometraje se refiere y permite un ahorro en combustibles de hasta el 40%. El precio del GLP está por debajo del euro al litro. Esta modalidad es una de las más usadas en Europa (un total de 15 millones de vehículos apuestan por este combustible alternativo, según la Asociación Española de Gas Licuado). 

Los datos de emisiones también juegan a su favor: el gas licuado genera un 36% menos de emisiones que el carbón y un 15% y un 10% menos que la gasolina y el diésel respectivamente.

Gas Natural Comprimido

Al igual que en los GLP, existen los coches con dos tanques de combustible. El funcionamiento básico es el siguiente: el gas natural se almacena un tanque (donde permanece en estado gaseoso) y se transfiere a alta presión hasta el colector de admisión o la cámara del combustible. Entonces, la presión se reduce para compatibilizarla con el sistema de inyección y se mezcla con el aire. Esta mezcla se enciende con la bujía. 

La mayor diferencia, a parte de que no es tan comúnmente utilizado, de los GNC con los GLP es que emiten muchas menos emisiones. Reduce en un 25% las emisiones de CO2 en comparación con la gasolina y en un 75% las NOx con respecto al diésel.

Este tipo de vehículos son, además, mucho más económicos que otras motorizaciones teniendo el cuenta el gasto en carburante. Un estudio del European Consumers Organization demostró que un coche de GNC es un 7% más económico que un eléctrico puro, un 11%más que un diésel, un 18% más que un gasolina y, finalmente, un 22% más que un híbrido enchufable.

Más ventajas (y alguna que otra desventaja)

En algunos aspectos, optar por un coche bifuel a GNC o GLP presenta ciertas ventajas. Por ejemplo, ayudan a ahorrar con los gastos de combustible y son mucho menos contaminantes que otros vehículos sin tener que apostar por los motores eléctricos, que resultan mucho más caros en el momento de la compra.

Por sus bajas emisiones disfrutan de la etiqueta ECO de la DGT, así que permiten acceder a zonas restringidas como son las nuevas zonas de Madrid 360 o la ZBE de Barcelona.  

Además del tema del gasto en carburantes y de la contaminación, los coches a gas son mucho menos ruidosos y los costes de mantenimiento de reducen considerablemente. Según una clasificación de la OCU, los coches de GNC son los más rentables en cuanto a gasto en un plazo de 11 años de uso. Los GLP se sitúan por detrás de los de hidrógeno y de los gasolina. 

Sin embargo, presentan algunas desventajas. Por ejemplo, en cuanto a capacidad, ya que normalmente alojan en el maletero los depósitos donde almacenar el gas para su combustión en el motor. Además, no todas las estaciones de servicio disponen de surtidor para repostar GNC o GLP, siendo este último mucho más común. 

Desde la web de Dacia, una de las marcas que comercializa coches GLP, comparten un mapa interactivo en el que se pueden consultar las gasolineras que surten GLP. Este recuento alcanza el total de 735 repartidas por el territorio. En el caso del GNC, las posibilidades se reducen. En la web de Gasnam se puede consultar otro mapa que indica que el total de estaciones con GNC alcanza las 125. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento