Logo del sitio

Tensión, suciedad y reglaje: cómo influyen estos factores en la intensidad de las luces del coche

<p>Los sistemas de iluminación de los coches son fundamentales para situar las distancias. </p>
Los sistemas de iluminación de los coches son fundamentales para situar las distancias.
Freepik

El alumbrado de un coche es uno de los sistemas de seguridad vial que más nos ayudan a circular sin imprevistos ni sustos, ya que una buena iluminación del entorno favorece que la visión del conductor sea óptima. Las luces del coche precisan, aunque a veces se nos olvide, un mantenimiento regular que asegure un funcionamiento correcto. 

Este mantenimiento no es exclusivamente importante por razones de seguridad, ya que el sistema de alumbrado del coche suele ser una de las causas que más suspensos provocan en las ITV. Revisándolas periódicamente, evitaremos sustos e inconvenientes a la hora de acudir a esta revisión obligatoria. 

¿Qué factores hacen mella en las luces del coche? Son varias las razones por las que el alumbrado puede perder potencia e intensidad y, entonces, no cumplir adecuadamente con su función. La primera de ellas en la tensión disponible que el sistema eléctrico del vehículo suministra a las bombillas. Si el circuito eléctrico pierde voltaje o no conecta correctamente, el suministro de corriente no será suficiente y las bombillas perderán su luminosidad. 

El segundo factor que influye en la intensidad de las luces es el reglaje de las bombillas, ya que si no están colocadas a la altura correcta y no están alineadas, la visibilidad puede verse reducida hasta en 35 metros. El haz de luz debe estar siempre dirigido al suelo para evitar deslumbrar a otros conductores pero no demasiado bajo para que el alcance sea el suficiente. Cada modelo de coche tiene una regulación distinta, pero en todos hay que localizar los tornillos de ajuste, cuya posición está indicada en los manuales del fabricante.

Por último, pero no por ello menos importante, la suciedad afecta gravemente a la intensidad luminosa de los faros. Si las carcasas están machadas, por el polvo de la carretera o los insectos, esta capa de suciedad impedirá que el haz de luz sea regular o que tenga el alcance necesario para que la visibilidad sea buena, retrasando así la percepción del conductor durante la conducción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento