Por qué el margen de 20 kilómetros por hora para adelantar en carretera puede ser un peligro

<p>Hay que tener cuidado al adelantar a vehículos de gran tonelaje porque puede desestabilizarnos el viento lateral.</p>
Este margen para adelantar está previsto para, sobre todo, la presencia de camiones en carretera.
EUROPA PRESS

La llegada de septiembre también implica la vuelta a la vida política y desde antes del verano quedó en el tintero y por debatir la reforma de la ley de Tráfico. Varios cambios han sido ya aplicados, como aquellos referentes al carné de conducir por puntos y las sanciones por el uso del móvil, inhibidores de radares y otras infracciones, todas recogidas en el Reglamento de Conductores. 

Por otro lado, en lo que concierne a las modificaciones de la ley de Tráfico, estas ya se empezaron a debatir el pasado viernes en una comisión del Congreso. Uno de los puntos más destacados es, sin duda, la supresión del margen de 20 kilómetros por hora que permitía sobrepasar la velocidad máxima permitida en carretera para adelantar al vehículo precedente. 

Esta propuesta, todavía por aprobar, ha generado controversia y tiene tanto defensores como detractores. Primero fueron los asociaciones de motoristas las que mostraron su desacuerdo con la supresión de este margen ya que consideran que en una situación de adelantamiento es necesario poder completarlo de manera rápida y efectiva para reducir al mínimo el riesgo de sufrir un accidente. 

Sin embargo, otras organizaciones como Fesvial se muestran completamente de acuerdo con la medida y dan los siguientes argumentos:

  1. En las carreteras convencionales se producen más del 70 % de las víctimas mortales en siniestros viales. Suceden por salidas de la vía o colisiones al invadir el carril del sentido contrario normalmente en adelantamientos, donde el factor velocidad juega un papel determinante.
  2. A mayor velocidad, mayor probabilidad de fallecer, especialmente en choques frontales por adelantamiento. A 105-110 kilómetros por hora (la velocidad actual en adelantamientos en carrera convencional) el riesgo de muerte es prácticamente del 100%. 
  3. El adelantamiento es la primera causa de accidentes mortales en vías convencionales. Es una de las maniobras más mortífera de cuantas se pueden realizar conduciendo un vehículo.
  4. El diseño de algunas vías convencionales no está adaptado para soportar con seguridad que los vehículos circulen a mayor velocidad que los limites establecidos. Puede ser también que ciertos sistemas de protección colocados en la infraestructura no respondan adecuadamente, porque su capacidad de absorción y efectividad está medida y calculada para trabajar hasta un máximo de la velocidad límite. 
  5. Hay que añadir el problema del estado del vehículo y el del conductor. Tanto uno como otro no siempre están en circunstancias de adelantar con seguridad. 
  6. Es importante cuestionarse si realmente es seguro superar en 20 kilómetros por hora el límite de 90 para adelantar a un vehículo. 
  7. Adelantar a más velocidad puede incitar a completar esta maniobra en zonas con menor visibilidad, a excederse del límite y obliga a atender al velocímetro en detrimento de otros estímulos.
  8. En ningún país europeo está completado este margen de adelantamiento. 
  9. La supresión se este margen contribuye a la pacificación del tráfico,  especialmente en las carreteras convencionales.
  10. Muchos conductores confunden las situaciones en las que se puede superrar el límite de velocidad.  Depende del tipo de vehículo que se conduce, si se está circulando por una zona de velocidad genérica o específica, o si se trata de un poblado, una travesía, una carretera convencional o una autopista y autovía.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento