Logo del sitio

El Serie 2 Active Tourer, a prueba: ¿ha evolucionado bien el monovolumen compacto de BMW?

  • Un muy modernizado interior, la habitabilidad y el tacto de conducción convencen, pero el precio se dispara con el equipamiento.
BMW Serie 2 Active Tourer 22.
El BMW Serie 2 Active Tourer cambia por fuera, pero mucho más por dentro con la última actualización.
D.P.

El pasado mes de febrero se presentó la nueva generación del BMW Serie 2 Active Tourer, un monovolumen compacto por el que la marca bávara sigue apostando a pesar del empuje de los SUV.

El concepto no es nuevo, por supuesto, pero actualmente hay pocas alternativas de este tipo en el mercado, y menos en coches de categoría premium. El más directo es sin duda el Clase B de Mercedes, aunque es ligeramente más largo. Cierto es que, si de tamaño se trata, BMW cuenta también en la gama con el más grande Serie 2 Gran Tourer.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
En el interior, muy limpio y diáfano, desaparecen prácticamente todos los mandos físicos.
D.P.

Las dimensiones de la nueva generación son similares a las de su predecesor, pero la estética es mucho más refinada y la plataforma está preparada para acoger mecánicas electrificadas, como es el caso de la versión 220i microhíbrida probada y sobre todo las híbridas enchufables que llegarán en verano.

De la imagen exterior del Active Tourer de 2022 destacan principalmente los “riñones” de la parrilla más grandes, fórmula que BMW está aplicando a la mayoría de modelos nuevos, y las más finas y estilizadas ópticas delante y detrás.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
Las dos pantallas digitales están dispuestas en serie y orientadas hacia el conductor.
BMW

La altura del conjunto es de 1,57 metros, cota que lo pone al nivel de muchos SUV y que también incide en un mayor espacio interior.

Precisamente por dentro es donde más cambia, porque BMW ha apostado por digitalizarlo casi todo, y eso se traduce en un diseño más diáfano y limpio, siempre con el nivel de calidad propio de la marca bávara. Ahora toda la funcionalidad recae en dos pantallas, una de 10,25” para el cuadro de instrumentos y otra de 10,7 para el sistema multimedia, que están dispuesta en forma curva para que el conductor las vea mejor. La primera aporta la información de viaje y control necesaria, y la segunda ajusta todos los parámetros del coche: climatización, perfiles de conducción, navegador…

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
En la consola central flotante se integran, entre otros, los botones de puesta en marcha, el selector de modos de conducción y la rueda del volumen del sistema de sonido.
BMW

El sistema operativo es el ID8 de BMW, el último desarrollo de la marca, y funciona de manera similar a un dispositivo móvil (con el que es plenamente compatible y sin necesidad de cables, por cierto). Por lo completo que es y las muchas posibilidades, requiere un periodo de adaptación y aprendizaje, como es lógico, pero responde con rapidez y el usuario se puede apoyar en el reconocimiento por voz para facilitar las cosas.

El habitáculo es amplio en relación a su tamaño compacto –apenas llega a los 4,4 metros de longitud–, con una segunda fila que es perfecta incluso para tres adultos si no son muy corpulentos y con un espacio para las piernas más que razonable.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
Las rediseñadas ópticas traseras y el alerón destacan en la zaga.
D.P.

El maletero de esta versión microhíbrida ofrece 415 litros frente a los 470 de los modelos térmicos, pero la gran modularidad permite avanzar hasta en 13 cm la banqueta trasera y ampliar el volumen, con la lógica pérdida de espacio para los ocupantes, claro.

Un tacto sorprendente

La mecánica que impulsa al BMW Active Tourer 220i es de hibridación ligera y completamente nueva en la gama del monovolumen compacto. Se basa en un motor gasolina de 1,5 litros y 156 caballos que se combina con un sistema eléctrico de 48 voltios para ofrecer 170 CV en total, lo que además le confiere la etiqueta Eco de la DGT.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
El maletero de la versión microhíbrida se "conforma" con 415 litros de capacidad al estar la batería bajo el piso.
D.P.

El puesto de conducción es impecable, como es habitual en todos los modelos BMW, y no da la sensación de estar sentado a los mandos de un monovolumen. Solo la consola central flotante del centro, que integra entre otros el botón de arranque, los mandos del cambio y el selector de modos de conducción revela que es un coche distinto, como también el espacio para depositar objetos debajo (poco accesible una vez sentados).

Al volante, este motor destaca por su reducida rumorosidad, al menos la que se percibe en el interior, y por su magnífica respuesta casi en cualquier régimen. El cambio es un Steptronic automático de siete velocidades y puede actuar solo o de forma manual mediante unas levas situadas en el volante.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
Las plazas traseras son amplias y ofrecen bastante espacio para la piernas.
D.P.

Los perfiles de conducción son tres, Personal, Sport y Efficient, el primero tiene un configuración equilibrada, el segundo para primar las prestaciones y el tercero para optimizar la eficiencia. Aunque es un monovolumen, el tacto de este modelo, equipado con el paquete M Sport y con suspensión deportiva, es sorprendente, pues no se nota balanceo alguno de la carrocería y se asienta sobre el asfalto como un turismo compacto. Con el modo Sport seleccionado y con el cambio en la posición deportiva “S”, los 170 caballos actúan de manera fulgurante, y si la conducción es más atemperada, el modo Efficient atenúa la respuesta y el confort es total para devorar kilómetros sin fatigarse.

En relación al consumo, en las condiciones de prueba nos hemos movido en un rango que se sitúa entre los 6,7 y los 7,1 litros de media a los 100 km, que no es excesivo para el peso y las prestaciones de este BMW, pero que está lejos de los 5,9 litros a los 100 km homologados por la marca.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
Es un monovolumen, pero no llega a los 4,4 metros de longitud y ofrece mucho espacio interior.
D.P.

Desde 39.900 euros

El BMW Active Tourer 220i tiene un precio de 39.900 euros, una cuantía que para un monovolumen compacto premium se puede considerar ajustada, y además también hay que valorar que es un coche de hibridación ligera con etiqueta Eco. Además, de serie ya contempla elementos interesantes como los faros LED, el sistema multimedia de última generación o el portón con apertura automatizada, a lo que se agregan elementos de ayuda a la conducción como el control de crucero con función de frenado o el asistente de aparcamiento.

BMW Serie 2 Active Tourer 22.
Los nuevos y más grandes "riñones" dan identidad al frontal del Active Tourer de 2022.
D.P.

A partir de ahí, para acercarse a todo lo que lleva la unidad sometida a prueba exige un mayor e importante desembolso. Con el paquete M Sport, la factura sube hasta los 44.100 euros, y a cambio se obtiene, entre otras cosas, aditamentos exteriores e interiores específicos, volante y asientos deportivos o suspensión adaptativa M. Las llantas serían en ese caso de 17 pulgadas, pero el modelo probado equipa unas de 19 pulgadas que cuestan 2.094 euros, a lo que habría que añadir la tapicería de cuero “Vernasca” por 1.538 más y paquetes de confort, conectividad y seguridad que pueden significar hasta casi 10.000 euros más de sobreprecio.

FICHA TÉCNICA

Motor: Híbrido ligero, gasolina.

Potencia (kW/CV): 125/170.

Cambio: Automático, 7 velocidades.

Largo (mm): 4.386.

Ancho (mm): 1.824.

Alto (mm): 1.576.

Maletero (litros): 415.

Velocidad máxima (km/h): 220.

De 0 a 100 km/h (seg.): 8,1.

Consumo medio (l/100 km): 5,9.

Emisiones CO2(gr/km): 133.

Precio (euros): desde 39.900.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento