Precio, amortización, autonomía... ¿Por qué 7 de cada 10 conductores todavía no prevén comprarse un coche eléctrico?

Hay muchos factores que todavía ralentizan las ventas de los vehículos electrificados
Hay muchos factores que todavía ralentizan las ventas de los vehículos electrificados
Wavebreak Media LTD

Parecen el futuro pero, por el momento, todavía no son el presente. Si bien la movilidad eléctrica ya es una realidad con una infinidad de opciones disponibles para todas las necesidades de viaje y uso, los conductores españoles todavía no se plantean dar (del todo) el salto a este tipo de vehículos y menos a los eléctricos puros. 

Según un estudio del comparador de seguros online, Acierto.com, solo 3 de cada 10 conductores prevén comprarse un coche eléctrico a lo largo de esta próxima década. Esta actitud podría dificultar bastante la consecución de los objetivos de sostenibilidad marcados por el Gobierno, que espera ver cinco millones de eléctricos circulando por el territorio en 2030. Tal y como especifica Europa Press en la presentación de este estudio, solo el 3% de las ventas de coches nuevos corresponde, en el mercado español, a vehículos eléctricos.

Hay una serie de características relacionadas con los coches eléctricos que frenan el crecimiento y la adaptación de estos en la movilidad diaria, además de la existencia de un desconocimiento generalizado sobre este tipo de energías y alternativas a los combustibles fósiles entre los conductores. 

El precio 

Más del 60% de los encuestados cree que estos coches son mucho más caros que los de combustión y añade que su precio bajará en los próximos años, por lo que prefieren esperar a comprarlos. Además, el 40% de los conductores no está dispuesto a pagar más dinero por un vehículo que emita menos gases contaminantes. 

Y el problema de el alto coste no se ve solo en el precio de compra, sino también en el de otros servicios relacionados como la póliza del seguro. El precio de los seguros a todo riesgo sin franquicia para los automóviles eléctricos puede ser hasta un 28% más caro que en sus homólogos de gasolina. 

Autonomía y amortización

La autonomía de la batería es otra razón de peso para no adquirir un vehículo eléctrico, aunque en el mercado hay ya bastantes opciones que pueden superar los 400 y los 500 kilómetros de circulación autónoma. Sin embargo, la creencia de una autonomía limitada va de la mano de la falta de una red de puntos de carga suficiente. 

Igualmente, este aspecto afecta a la amortización del precio de un eléctrico: nueve de cada diez conductores que apuestan por uno de ellos no llegan a amortizar su inversión sin las ayudas del Estado. Se estima que es necesario recorrer hasta 220.000 kilómetros, de uso combinado durante 11 años, para recuperar el precio de compra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento