Momento del ataque del tigre Typhoon a una cuidadora en el zoo de Kaliningrado, Rusia.
  • Los hechos ocurrieron el pasado 5 de noviembre en el zoo de Kaliningrado.
  • El animal se abalanzó sobre la cuidadora, que le llevaba comida.
  • La mujer, que resultó herida en el cuerpo y extremidades, logró salvar la vida gracias a que los visitantes distrajeron al animal al lanzarle piedras y otros objetos.
Imagen de uno de los rinocerontes del zoo belga con su cuerno seccionado.
  • Se trata de una medida disuasoria para evitar ataques a los animales.
  • En algunos países del sureste de Asia se atribuyen de forma falsa propiedades curativas o afrodisíacas al polvo de cuerno de rinoceronte.
  • De acuerdo con la prensa belga, el kilo llega a costar entre 50.000 y 60.000 euros en el mercado negro.
  • El cuerno, de queratina, crece de nuevo y necesita alrededor de dos años para recuperar su tamaño habitual.
Simba, uno de los dos supervivientes del zoo de Mosul.
  • En total, había 40 animales en el zoo de Mosul.
  • Simba es un cachorro de león de año y medio y Lola, una osa.
  • La madre de Simba, al parecer, se comió al padre al morir este, pero murió de inanición al no ser capaz de comerse a Simba.
  • La ONG austríaca Four Paws comenzó a proporcionar comida y cuidados veterinarios a ambos la pasada semana.
El oso polar Pizza muestra claros signos de estrés y depresión por su encierro en un centro comercial en China.
  • El zoo-acuario de Guangzhou es uno de los peores del mundo, sin luz natural, con espacios muy reducidos y demasiado expuestos a los visitantes.
  • Allí viven 500 especies, entre ellas lobos y zorros árticos, belugas y morsas que muestran signos claros de estrés.
  • La campaña para que el oso polar Pizza fuera trasladado a un santuario británico, secundada por más de un millón de firmas, no ha tenido éxito.
Un ejemplar de elefante en un zoológico.
  • El accidente se produjo cuando una hembra agarró una piedra con la trompa y la lanzó, alcanzando a la menor.
  • La niña fue trasladada de inmediato a un centro médico, pero cuando ingresó ya había fallecido.
  • El zoológico recuerda que no se infringió ningún protocolo de seguridad, y que los animales no entraron en contacto con el público.

Página 1 de 10