Bobby Glarve, de 2 años. (THE DAILY MAIL)
  • Los médicos le diagnostican una rara fobia que le obliga despreciar cualquier alimento.
  • Los padres, desesperados, tuvieron que adquirir un nuevo frigorífico para almacenar las montañas de este producto lácteo.

Página 1 de 4