Una familia japonesa contempla desolada el lugar en donde se encontraba su vivienda, que fue destrozada por el tsunami del pasado 11 de marzo.
  • Las tareas de reconstrucción apenas han comenzado en las áreas más expuestas a la radiación emitida por la central de Fukushima.
  • El coste se estima en unos 180.000 millones de euros para los próximos cinco años.
  • Un 50% de los habitantes en alojamientos temporales carece de futuras fuentes de ingresos.
  • Entre los homenajes realizados, varias concentraciones de grupos antinucleares protestaron contra la energía atómica y la situación en Fukushima.
Los emperadores de Japón, Akihito y Michiko han visitado las zonas afectadas y han recordado a los muertos y desaparecidos en el terremoto y el tsunami.
  • La mayoría son japoneses que aprovechan sus días libres.
  • Junto a Ishinomaki, una de las ciudades más arrasadas por el tsunami, se puede visitar Hiraizumi, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • Las autoridades consideran vital que los turistas extranjeros se den cuenta "de que allí no hay ningún problema" y vuelvan.
Olimpia, templo de Zeus
    • Nuevos estudios determinan que no fue una riada la que destruyó Olimpia
    • La presencia de conchas de moluscos y los restos de abundantes microorganismos, son una clara evidencia.
    • El templo fue golpeado repetidamente por enormes inundaciones, en vez de ser sepultado bajo una gran capa de sedimentos.
    Un hombre pasea en bici entre los escombros de la devastada ciudad costera de Yamada en la prefectura de Iwate (Japón), asolada por el reciente tsunami que ha sufrido el país.
    • El epicentro del seísmo se localizó a 40 kilómetros de profundidad frente a la costa de la provincia de Miyagi.
    • El nuevo temblor ha afectado a la refrigeración de la central nuclear de Onagawa.
    • La Agencia Meteorológica de Japón ha retirado la alerta por tsunami.
    • Los trabajadores de la central de Fukushima han sido evacuados tras el temblor.
    Varios japoneses en el centro de Tokio (Japón).
    • Un experto en cultura japonesa explica los hábitos de conducta de esta sociedad.
    • Los japoneses expresan dudas a título individual sobre la información que reciben de su Gobierno, pero su alto grado de obediencia civil les impide protestar en público.
    • A diferencia de otras grandes catástrofes en Japón no ha habido pillajes, ni visibles expresiones de dolor, ni fotos cruentas de cadáveres.

    Página 1 de 10