Juan Carlos Ferrero celebra un punto ante Dudi Sela en las semifinales de la Copa Davis.
  • Según confirmó el entrenador del valenciano, Antonio Martínez Cascales, su teléfono móvil fuese saboteado.
  • El jugador recibió hasta 300 llamadas durante el torneo de Shanghai que le impisió conciliar el sueño.
  • Uno de los mensajes le advertía que era  una prueba para comprobar los efectos desestabilizadores en deportistas de elite.

Página 1 de 7