En ocasiones tras el asesinato de un recién nacido hay detrás una depresión postparto severa con brotes psicóticos.

Página 1 de 4