• Las minke son la segunda especie de ballena más pequeña y una de las menos estudiadas
  • Un proyecto del Fondo Mundial para la Naturaleza coloca por primera vez una cámara en el cuerpo de una de ellas.
  • El cetáceo se desplaza a 24 km/h mientras acelera para comer de una manera que recuerda al personaje de vídeojuegos.
Pac-Man en 1980 y Pac-Man en 2014.
  • El clásico comecocos ha recibido un nuevo diseño.
  • Protagoniza la serie y el videojuego Pac-Man y las Aventuras Fantasmales.
  • El objetivo es atraer a las nuevas generaciones, los hijos de los chavales que en su día jugaban con el Pac-Man de 1980.
'Pac-Man', creado por el japonés Toru Iwatani en 1980
  • El MoMa anuncia la adquisición de 14 videojuegos que se expondrán a partir de marzo de 2013 e  iniciarán una nueva categoría dentro del museo.
  • Entre esta primera selección hay clásicos y también títulos más recientes como 'Portal' (2007), 'Passage' (2008) y 'Canabalt' (2009).
  • El centro, que planea hacerse con 40 videojuegos más, ha basado su selección en el diseño y en la relación que se establece con el jugador.
Imagen del popular videojuego.
  • Un programador dice haber resuelto un problema que hacía que el juego se acabase de forma abrupta en el nivel 256.
  • La actualización permite seguir jugando mientras te queden vidas.
Los clásicos, más de moda que nunca.
  • Las tres consolas de nueva generación cuentan con servicios de descarga de juegos antiguos a través de Internet.
  • Los títulos pueden comprarse con tarjeta de crédito y tarjetas prepago.
Un edificio con los iconos del popular juego.
  • El juego de Namco cambió de nombre al llegar a EE UU, donde se convirtió en un fenómeno de masas.
  • No necesitó de grandes alardes gráficos para atraer la atención de millones de jugadores en todo el mundo.
Pac Man es un juego clásico de los 80.
  • Pac Man Championship Edition comenzará a venderse en el servicio online de la consola Xbox 360.
  • Su diseñador, Toru Iwatani, se retira de una industria del juego que él ayudó a iniciar.
  • Iwatani apunta a que el futuro de la industria de los juegos no descansa en los creadores profesionales sino en gente que no se dedica profesionalmente a ello.