Ebrima, Mahamoud y Marouane, en el salón del piso en el que viven desde los 18 años.

Página 1 de 5