El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió una décima en enero respecto al mes anterior en Castilla y León, mientras que en España se mantuvo invariable, y aumentó 0,4 por ciento en tasa interanual, una menos que la media nacional que recuperó un punto hasta el 0,5 por ciento y registra en este caso su primera tasa positiva tras nueve meses en valores negativos, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Índice General de Producción Industrial (IPI) descendió una media del 9,1% en 2020, registrando su mayor caída desde el ejercicio 2009, cuando este indicador se hundió un 16,2% en plena crisis financiera, ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE). En el caso del Principado de Asturias, la bajada fue del 13,9%, el tercer mayor descenso de las CCAA tras Baleares (-20,9%) y País Vasco (-14,1%).

El Índice General de Producción Industrial (IPI) descendió una media del 8,9 por ciento en el año 2020 en Castilla y León, dos décimas menos que en España que con una bajada del 9,1 por ciento registra su mayor caída desde el ejercicio 2009, cuando este indicador se hundió un 16,2 por ciento en plena crisis financiera, ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las familias y empresas extremeñas que se han declarado en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas han sumado 65 en 2020, cifra un 13,3 por ciento inferior a la de 2019, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este viernes.

Imagen de archivo de bares y terrazas cerradas en Avilés, Asturias.

Las familias y empresas asturianas que se han declarado en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas han aumentado un 12,21 por ciento en 2020 respecto al año anterior, hasta sumar 147, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este viernes.

Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron un total de 76 en Cantabria en 2020, lo que supone un incremento del 28,8% respecto al año pasado, frente a la subida del 3,1% en toda España, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este viernes.

Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron 257 durante el año 2020 en Castilla y León, lo que supone un incremento del 10,30 por ciento respecto a 2019 que cerró con 233 (13,6 por ciento en España), según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este viernes y recogida por Europa Press.

Página 1 de 10