Un estudio de la Universitat de Girona (UdG) y del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) ha alertado de que el incremento de la temperatura en las aguas de la Costa Brava (Girona) a raíz del cambio climático ha afectado a la composición del plancton y ha provocado cambios en la dieta y nutrición del pescado azul -sardinas y anchoas-, disminuyendo sus niveles de grasa, que deberían ser particularmente elevados en primavera y verano.

Página 1 de 10