Un trabajador comprueba en panel de control de la central de Garoña.
  • La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), la más antigua de España, inició esta madrugada la que puede ser su última parada.
  • En tres o cuatro días podría trasladar el combustible del núcleo a la piscina.
  • Se ha desenganchado de la red eléctrica, han informado fuentes de la planta.
Exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña, en una imagen de 2009.
  • El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha confirmado que el Consejo de Seguridad Nuclear ha dado el visto bueno a este plazo.
  • Seguirá, pues, activa más allá del 6 de julio de 2013, fecha que el anterior Gobierno del PSOE había fijado para su cierre.
  • El informe concluye que no existe impedimento, bajo el punto de vista de la seguridad nuclear y de la protección radiológica, para alargar el funcionamiento de la central burgalesa.
Exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña, en una imagen de 2009.
  • "No soy partidario de infrautilizar ningún tipo de energía que ahora mismo se esté utilizando", ha apostillado el ministro José Manuel Soria.
  • El Gobierno aplaza su decisión a estudiar con las eléctricas y con el Consejo de Seguridad Nuclear, la ampliación de su utilización hasta 2019 .
  • El partido ecologista Equo sostiene que "Garoña ya debería estar cerrada, pues lleva funcionando 42 años, dos más por encima de su diseño".
  • "No se ha identificado ningún aspecto que suponga una deficiencia relevante en la seguridad de estas instalaciones", afirma la presidenta del CSN.
  • El CSN propone sin embargo implantar "mejoras relevantes" que agrupa en cuatro áreas y "el refuerzo de los recursos para hacer frente a emergencias".
  • Las cuatro áreas son: pérdida de energía, organización ante emergencias, preparación ante accidentes severos y almacenamiento de combustible.
  • DOCUMENTO: Informe del CSN publicado en el BOE (.pdf)
Un grupo de manifestantes contra la energía nuclear protestan en Berg, cerca de la frontera con Francia.
  • La Comisión Europea muestra que la resistencia de las plantas nucleares españolas es "mejorable" para afrontar inundaciones, terremotos o accidentes.
  • La pérdida ocasional de alimentación eléctrica externa o del sistema de disipación del calor son otros dos motivos de preocupación en las centrales españolas.
  • Greenpeace denuncia que el informe no contempla un fallo múltiple en el reactor, supuesto exigido tras el accidente de Fukushima, o un impacto de avión.

Página 1 de 4