Un periodista visita la central nuclear de Fukushima Daiichi en la localidad de Okuma, en la prefectura de Fukushima (Japón), un año después de la catástrofe.
  • La operadora de la central de Tomari (norte) detiene el generador del último reactor activo en Japón.
  • Solo una vez Japón se había encontrado en esta situación: del 30 de abril al 4 de mayo de 1970, para una revisión rutinaria.
  • Desde que el tsunami provocara la peor crisis nuclear en 26 años, ninguno de los reactores detenidos han podido ser reactivados.
  • Para garantizar la demanda eléctrica en el país las operadoras han potenciado el uso de las plantas térmicas, teniendo que aumentar las importaciones.
Vista general de la central nuclear de Fukushima Dai-Ichi, en el noreste de Japón.
Vista general de una zona de la localidad de Onagawa, prefectura de Miyagi, unas de las zonas de Japón más afectadas por el terremoto y posterior tsunami.
  • David Esteban, un ingeniero de 32 años, relata cómo se vive en Japón un año después del terremoto que arrasó el noreste del país.
  • El español cuenta que el pueblo japonés ha perdido confianza en el Gobierno nipón y reclama "información fluida" sobre el desastre nuclear de Fukushima.
  • Este domingo se cumple el primer aniversario de la catástrofe que dejó 20.000 víctimas y que, según Esteban, mantiene en alerta a los japoneses.
  • VIDEOS: Así ocurrió todo | Más de 337.000 personas siguen sin hogar.
Vista aérea de las unidades dañadas de la central nuclear de Fukushima Daiichi, operada por Tokyo Electric Power (TEPCO).
  • Las temperaturas del combustible nuclear ya están estabilizadas, por lo que no será necesario seguir inyectando agua por debajo de su punto de ebullición.
  • Esta medida podría suponer el regreso a casa de las 80.000 personas que residen en un radio de 20 kilómetros alrededor de la instalación.
  • Intentarán reducir la concentración de hidrógeno que fue la causa de las explosiones que se produjeron los días siguientes al terremoto y el tsunami.
Imagen de archivo de los trabajadores de TEPCO, intentando reparar las líneas eléctricas de Fukushima.
  • El Gobierno nipón ayudará con más de 8.300 millones de euros a TEPCO, la eléctrica dueña de la central nuclear que sufrió el accidente tras el terremoto.
  • La ayuda se otorgará en forma de bonos gubernamentales.
  • La crisis nuclear mantiene desplazadas a 80.000 personas, que han tenido que abandonar sus hogares, en un radio de 20 kilómetros alrededor de la central.

Página 1 de 10