Vista general de la central nuclear de Fukushima Dai-Ichi, en el noreste de Japón.
Fotografía fechada el 8 de septiembre de 2011, facilitada por la Oficina del Primer Ministro de Japón, que muestra al ex primer ministro japonés Yoshihiko Noda (c), junto al exdirector de la central de Fukushima, Masao Yoshida (i), en la planta de Okuma, al noreste de Japón.
  • Masao Yoshida permaneció en su puesto tras decretarse la alarma atómica junto a otros trabajadores de la central nuclear.
  • Dejó su cargo como director de la maltrecha planta apenas nueve meses después del accidente para poder recibir tratamiento.
  • "El valor y comportamiento ejemplar" de aquellos trabajadores les valió en 2011 el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
Fuga de agua radioactiva en Fukushima.
  • El Gobierno no considera que la fuga sea grave, pero la compañía eléctrica TEPCO tendrá que abordar el problema inmediatamente.
  • TEPCO bombea agua dentro de la central nuclear para enfriarla tras el las explosiones que se produjeron después del tsunami y el terremoto.
  • Los tanques donde almacenan ese agua contaminada ya han sufrido varias filtraciones en el los últimos meses.
Personal médico mide la radiación en los residentes de Fukushima, en una imagen de archivo de marzo de 2011.
  • La Organización Mundial de la Salud pide "vigilancia continuada" y "revisiones médicas" para las personas que viven en la prefectura de Fukushima.
  • También afirma que el riesgo para la salud de la población nipona en general y de la mundial en su conjunto es mínimo.
  • En un informe previo se afirmaba que los habitantes de Fukushima no recibieron radiación peligrosa para la salud.
El pez 'radiactivo' localizado por Tepco.
  • Se trata de un pez roca de la familia de los escorpinos que fue pescado en las inmediaciones del muelle de la planta de TEPCO a finales de diciembre de 2012.
  • Supone la mayor radiactividad hallada en un ser vivo desde el accidente que sufrió la central nuclear de Fukushima en marzo de 2011
  • El récord de radiactividad anterior lo tenía un pez con 25.800 becquerelios encontrado en aguas de Minamisoma, en la prefectura de Fukushima.
Portada del primer cómic de 'Nippon Chinbotsu' ('El hundimiento de Japón'), editado en Tokio entre 2006 y 2009 y basado en la novela de Sakyo Komatsu
  • La novela gráfica es una adaptación de 'Nihon Chinbotsu', el libro narrativo de ficción, editado en 1973, que imaginaba el país totalmente sumergido.
  • Una exposición en Austria examina el cómic, creado por el dibujante manga Tokihiko Ishiki y publicado por entregas entre 2006 y 2009.
  • La muestra recopila originales y bocetos de la adaptación al cómic, que en pocos años se ha convertido en un clásico del género.
Vacas en el aparcamiento de una tienda de electrónica y electrodomésticos de Fukushima
  • El fotógrafo Yasusuke Ota muestra en sus imágenes a las mascotas y el ganado que los habitantes de Fukushima tuvieron que dejar obligatoriamente atrás.
  • Encontró a vacas que mugían arrodilladas por el hambre, cerdos escuálidos, perros que murieron esperando a sus amos...
  • Los animales que mejor soportaron el abandono fueron las avestruces, que eran las mascotas de la central nuclear.
Imagen de archivo de la central nuclear de Fukushima.CC
  • El accidente de Fukushima de marzo de 2011 ha hecho que el país dé un giro radical en su política energética.
  • Solo dos de sus reactores nucleares permanecen abiertos, lo que obliga a intensificar el ritmo en las centrales térmicas.
  • Japón ha tenido que cambiar su objetivo de reducción de las emisiones de CO2 para 2030: del 25% que se habían propuesto al 20%.

Página 1 de 10