Federico Trillo, durante su comparecencia tras la sentencia del Yak-42.

Página 1 de 4